sábado, 31 de octubre de 2009

EN EL AÑO PAULINO Y EL AÑO SACERDOTAL CINCO NUEVOS SACERDOTES PARA LA DIÓCESIS DE ZÁRATE-CAMPANA

LA ORDENACIÓN SACERDOTAL DE ALFREDO MEÓNIZ EL PRÓXIMO SÁBADO, ACONTECIMIENTO DE GRACIA PARA NUESTRA DIÓCESIS Y PARA LA IGLESIA UNIVERSAL

Recordamos al clero de la diócesis y a la feligresía que el día sábado próximo (31 de octubre) a las 11, el Sr. Obispo conferirá el orden presbiteral al Diác. Alfredo Meóniz, adscripto hasta ahora en la parroquia de la Inmaculada Concepción de Maquinista Savio, donde continuará su ministerio pastoral, como presbítero vicario parroquial, junto al Cura párroco, Mons. Justo Rodríguez Gallego.
Invitamos a todos a participar de la celebración, para acompañar a un nuevo hermano sacerdote y pastor para el Pueblo de Dios, a la vez que adelantamos, para consideración y meditación, las lecturas bíblicas de la celelebración eucarística:


"Apacentad el rebaño de Dios, que os ha sido confiado"

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 5, 1-4

Queridos hermanos:
Exhorto a los presbíteros que están entre ustedes, siendo yo presbítero como ellos y testigo de los sufrimientos de Cristo y copartícipe de la gloria que va a ser revelada. Apacienten el Rebaño de Dios, que les ha sido confiado; velen por él, no forzada, sino espontáneamente, como lo quiere Dios; no por un interés mezquino, sino con abnegación; no pretendiendo dominar a los que les han sido encomendados, sino siendo de corazón ejemplo para el Rebaño.
Y cuando llegue el Jefe de los pastores, recibirán la corona imperecedera de gloria.

Palabra de Dios.

SALMO

R/. Tú eres sacerdote para siempre,
a la manera de Melquisedec.

Dijo el Señor a mi Señor: «Siéntate a mi derecha,
mientras yo pongo a tus enemigos
como estrado de tus pies.» R.

El Señor extenderá el poder de tu cetro:
«¡Domina desde Sión, en medio de tus enemigos!» R.

«Tú eres príncipe desde tu nacimiento,
con esplendor de santidad; yo mismo te engendré como rocío,
desde el seno de la aurora.» R.

El Señor lo ha jurado y no se retractará:
«Tú eres sacerdote para siempre,
a la manera de Melquisedec.» R.

Antífona:

Dice el Señor: Yo soy el buen Pastor:
conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí.


EVANGELIO
El buen Pastor da su vida por las ovejas

X Lectura del santo Evangelio según san Juan 10, 11-16

Jesús dijo:
Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por las ovejas. El asalariado, en cambio, que no es el pastor y al que no pertenecen las ovejas, cuando ve venir al lobo las abandona y huye, y el lobo las arrebata y la dispersa. Como es asalariado, no se preocupa por las ovejas.
Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí - como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre - y doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también conducir: ellas oirán mi voz, y así habrá un solo Rebaño y un solo Pastor.

viernes, 30 de octubre de 2009

CONFIRMACIONES DE LA SEGUNDA QUINCENA DEL MES DE OCTUBRE EN LA DIÓCESIS, RENOVADA EFUSIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

(…) para que el anuncio de Cristo llegue a las personas, modele las comunidades e incida profundamente mediante el testimonio de los valores evangélicos en la sociedad y en la cultura»


El sacramento de la confirmación, que se brinda profusamente en la diócesis, requiere de nosotros, como tantas veces lo hemos dicho y reflexionado, de una renovada catequesis sobre el sacramento, a ser visto como ocasión privilegiada para renovar la memoria y la alegría en el Espíritu de los ya confirmados. En el Plan Pastoral, el anuncio de Cristo encabeza las orientaciones programáticas: “Por consiguiente, este Plan Pastoral de la diócesis ha procurado brindar indicaciones programáticas concretas, como nos enseña el Documento de APARECIDA: "El proyecto pastoral de la Diócesis, camino de pastoral orgánica, debe ser una respuesta consciente y eficaz para atender las exigencias del mundo de hoy, con ‘indicaciones programáticas concretas, objetivos y métodos de trabajo, de formación y valorización de los agentes y la búsqueda de los medios necesarios, que permiten que el anuncio de Cristo llegue a las personas, modele las comunidades e incida profundamente mediante el testimonio de los valores evangélicos en la sociedad y en la cultura’ (Plan Pastoral diocesano, «Introducción»)”


Pedimos para todos los confirmados que se haga una realidad plena la expresión: “Señor que tu promesa se cumpla en nosotros”, y para ello necesitamos la profundización del mensaje cristiano en nuestras parroquias y comunidades, porque este desafío pastoral está dirigido a todos los fieles de la diócesis; para ello hemos recomendado que el Plan pastoral se trabaje en las parroquias, centros educativos, en todos los equipos pastorales, asociaciones laicales y, en las pequeñas comunidades.


En lo que respecta a la confirmación pueden constituir algunos item: “La Confirmación es la plenitud del Bautismo”, “El sacramento de la Confirmación en el Pentecostés del cristiano”, “La Confirmación confiere el don del Espíritu Santo”. “La Confirmación nos une más firmemente a Cristo”, “La Confirmación hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia”, “La Confirmación es el sacramento de la Fortaleza”, “La celebración litúrgica de la Confirmación”. La Confirmación une a los bautizados más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo, y que de esta forma se comprometen mucho más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras”, el prelado explica que éste, junto con el Bautismo y la Eucaristía, constituyen los sacramentos de iniciación cristiana, al final de la cual nos encontramos con «un cristiano adulto y perfecto», en razón de lo cual todo bautizado y confirmado es misionero, enviado por Dios para anunciar la salvación hasta los confines de la tierra. Por ello, la Confirmación es un punto de partida para la evangelización y para el testimonio.



CONFIRMACIONES EN LA SEGUNDA QUINCENA DE OCTUBRE HASTA FIN DE MES

- Viernes 16 de octubre.
Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, ZÁRATE. Los confirmados fueron en su mayoría alumnos del Colegio «San Pablo» de la misma ciudad. Confirmó el Sr. Obispo, Mons. Oscar Sarlinga.

- Sábado 17 de octubre
Parroquia de la Inmaculada Concepción, de MAQUINISTA SAVIO. Confirmaciones a las 10. Asistió como Delegado Mons. Santiago Herrera.
Parroquia de la Natividad del Señor (Iglesia co-catedral). Confirmaciones a las 16. Asistió como Delegado Mons. Marcelo Monteagudo.

Ciudad de Pilar. Gran AUDITORIO de la UNIVERSIDAD del SALVADOR. Confirmaciones a las 18, de alumnos del Colegio «Los Robles». Confirmó el Sr. Obispo, Mons. Oscar Sarlinga.

- Domingo 18 de octubre
Capilla de la Villa Marista (Pilar), a las 10. Confirmó Mons. Edgardo Galuppo.

- Viernes 23 de octubre.
Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, de Zárate. Fueron confirmados alumnos del colegio (laico, de orientación católica) «José Manuel Estrada». Confirmó el Sr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga.

- Sábado 24 de octubre
Parroquia de la Inmaculada Concepción, de Maquinista Savio, a las 10. Confirmó Mons. Edgardo Galuppo.
Parroquia de la Natividad del Señor (Iglesia co-catedral), a las 16. Confirmó el Sr. Obispo, Mons. Oscar Sarlinga.
Colegio «Madre del Divino Pastor» (Pilar), a las 18. Confirmó Mons. Santiago Herrera.

Próximas confirmaciones del mes de octubre:

- Viernes 30 de octubre
Parroquia de Santa Rosa de Lima, Villa Rosa (Pilar), a las 19. Es Delegado Mons. Edgardo Galuppo.
Iglesia catedral de Santa Florentina, a las 20. Confirmación de jóvenes de distintos centros pastorales de la ciudad de Campana. Confirma el Sr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga.

- Sábado 31 Octubre.

17.30. Confirmaciones en San Antonio de Padua, de Ing. Maschwitz. Es Delegado Mons. Edgardo Galuppo.
19.00. Confirmaciones en San Antonio de Padua, de Ing. Maschwitz. Es Delegado Mons. Santiago Herrera.

viernes, 23 de octubre de 2009

Mons. Oscar Sarlinga participará de la peregrinación a pie a Luján, con el lema: "Madre, ayúdanos a vivir la Caridad en la Verdad"

PEREGRINACIÓN DEL PUEBLO DE DIOS A LA BASÍLICA DE LUJÁN

SÁBADO 7 de NOVIEMBRE-DOMINGO 8 DE NOVIEMBRE

CON EL LEMA: "Madre, ayúdanos a vivir la Caridad en la Verdad"


Informamos a la feligresía que la peregrinación del Pueblo de Dios que espontáneamente viene realizándose desde hace 33 años a la Basílica de Luján tendrá lugar este año el sábado 7 de noviembre (salida de las columnas de peregrinantes) con llegada a la Basílica de Luján el domingo 8 de madrugada.

La Basílica estará abierta desde las 02.00 de la madrugada del día domingo 8. El Sr. Obispo y un grupo de sacerdotes estarán confesando en el Templo desde las 03.00 de la madrugada.
La Santa Misa (única, este año, no como en los años pasados en que se celebraba una a las 05. y otra a las 06) tendrá lugar el mismo domingo, a las 06 de la mañana.

Recordamos también que la seguridad de la peregrinación, como desde hace 3 años, estará coordinada por la Dirección de Culto de la Provincia de Buenos Aires, con la participación de las Jefaturas departamentales y las Jefaturas distritales de las zonas concernidas en la peregrinación. La participación de los municipios, cuerpos de bomberos voluntarios, Cruz Roja y otras instituciones ayudarán a nuestros hermanos en la peregrinación.

Se mantendrá el carácter interinstitucional de la colaboración en la peregrinación, por lo cual se brindará asistencia espiritual, sanitaria y de acompañamiento y protección, como en los años anteriores, y también, como es lógico, y pedimos prestar atención: sólo en el trayecto trazado de la peregrinación y no en otros recorridos que no estén previstos y garantizados. Esta es una exigencia de seguridad de las autoridades provinciales. Ayudemos a cuidar a los feligreses y ciudadanos. Ayudemos a cuidar a nuestros hermanos.

En lo que concierne a más datos respecto de la Iglesia, el responsable operativo es el Sr. Sergio Pandiani, acompañado por el Pbro. Mauricio Aracena (coordinador, Campana), Mons. Ariel Pérez (Zárate), el Pbro. Fernando Crevatín (Pilar) y con la supervisión de Mons. Justo Rodríguez Gallego (Escobar), vicario de pastoral, y el grupo de laicos que conforman la comisión de promoción y aliento.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Encuentro para “Erradicar la pobreza y promover el desarrollo”

Fue el lema de la Semana Social de la Iglesia, en Mar del Plata. El obispo de Zárate-Campana, Oscar Sarlinga, coordinó la charla con los diputados De Narváez, Camaño y Aguad.

Como desde hace 25 años, la ciudad de Mar del Plata fue sede de la Semana Social de la Iglesia. Allí, los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, que preside Monseñor Jorge Casaretto, convocaron a la ciudadanía y a los dirigentes políticos, sociales, sindicales, productivos, educativos y profesionales a participar de las Jornadas de Formación "Semana Social de Mar de Plata", la cual se realizó los días 9, 10 y 11 de octubre.


El obispo de Zárate-Campana, Oscar Sarlinga señaló en sus reflexiones que en dichas jornadas se profundizó el análisis de las prioridades nacionales que propone el documento de la Conferencia Episcopal Argentina ‘Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad 2010-2016’.

Sarlinga expuso ante toda la concurrencia durante la tarde del día sábado. De la diócesis de Zárate-Campana participaron 15 dirigentes, entre estudiantes, sindicalistas, empresarios y voluntarios de la caridad institucionalizada. Dos de los participantes pertenecen al Partido de Pilar.

"El fenómeno de la pobreza lo hemos visto también como cuestión integral y no sólo económica, y por eso apuntamos a soluciones que abarquen todas las dimensiones de la vida humana, y que requieren del diálogo de la sociedad civil, y respuestas integrales del Estado, la propia sociedad civil y el mercado, no menos que de las llamadas ‘sociedades intermedias’ que tienen un rol muy importante en la construcción de una sociedad más justa, de un humanismo cristiano integral y solidario", sostuvo Sarlinga.

Así, señaló que de cara al bicentenario, "hemos llamado en nuestro texto final a definir como ‘Prioridad Nacional del Bicentenario 2010-2016’, la erradicación de la pobreza y la promoción del desarrollo integral".

"Hoy vivimos una crisis del sentido de la vida", continuó Sarlinga, "la deuda social es una deuda existencial, que se refleja en una desmotivación y en la falta de vocación emprendedora de las personas y las comunidades".

Por ello, los participantes se comprometieron a profundizar "la acción conjunta con las Comisiones Regionales y Diocesanas de Pastoral Social" y "a promover el trabajo en red para contribuir a erradicar la pobreza y generar el desarrollo".

Sarlinga recordó que "la Pastoral Social es la expresión viva y concreta de una Iglesia plenamente conciente de su misión de evangelizar las realidades sociales, económicas, culturales y políticas" y destacó que "las Semanas Sociales han llegado a ser un foro de encuentro, reflexión y sano debate, un verdadero taller cultural en el que se comunican y se comparten reflexiones, experiencias y proyectos, se estudian los problemas emergentes y se individuan nuevas orientaciones operativas, en vistas al bien común y al desarrollo integral de nuestro pueblo".

- ¿Cómo concibe Vd. la opción por los pobres?

- "Desde una visión íntegra del ser humano, con la creencia firme en que la opción preferencial por los pobres posee raíz evangélica, más aún, raíz cristológica -como lo dijo el Papa Benedicto XVI en el Discurso Inaugural de la Conferencia de los Obispos en Aparecida- y exige de todos los católicos, de todos los cristianos (y diría de todas las personas de buena voluntad) una atención pastoral atenta, apuntando a que los "constructores de la sociedad" puedan impregnarse de una verdadera "mística" del servicio al prójimo y al bien común, y recuperar de tal modo el valor de toda sana militancia, palabra que a veces ha sido usada inadecuadamente, o bien con un sentido de lucha de clases. Hay que acercar las clases sociales, apuntalar amistad civil y amistad social, sin amiguismos o favoritismos, sino con la concordia, con un nuevo espíritu que nos impulse a ponernos a trabajar, a poner mente, corazón, hombro y manos a la obra para la construcción de una sociedad renovada. Con este espíritu, en esta nueva Semana Social hemos tenido el objetivo de contribuir a la formación de ciudadanos y dirigentes con capacidades para promover la erradicación de la pobreza y generar el desarrollo integral de todos. De una vez por todas hay que reconciliarse, en el respeto de la justicia y en la paz, y ponerse a caminar", opinó.

Personalidades invitadas

Un invitado fue el ministro de Educación de la Nación, profesor Alberto Sileoni, el cual comenzó su discurso diciendo: "Más allá de las cifras, hay que destacar que el camino es el diálogo". Sileoni fue uno de los oradores inaugurales de las jornadas, con el tema: "El desafío de erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral: la educación como clave de la cuestión social".

Otro de los invitados a presidir el acto de apertura, era el gobernador Daniel Scioli, quien no pudo participar; en cuyo lugar se hizo presente el secretario general de la gobernación José Scioli. Luego de la sesión inaugural, el día sábado, la presentación del documento de la Conferencia Episcopal Argentina "Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad 2010-2016", estuvo a cargo de Monseñor Jorge Lozano. El mismo sábado el obispo Mons. Oscar Sarlinga, moderó el panel de propuestas para contribuir a erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral, compuesto por los diputados nacionales Graciela Camaño (PJ), Oscar Aguad (UCR) y Francisco De Narváez (UNION-PRO), de los cuales presentó el Obispo una síntesis integradora desde la visión del desarrollo integral.

¿Qué obstáculos ve para la consecución de este objetivo?- Indudablemente que la falta de diálogo y la fragmentación son obstáculos no menores para erradicar la pobreza y la indigencia, por eso hemos venido propugnando un nuevo acuerdo sobre políticas públicas que puedan subsistir, más allá de los cambios de gobierno, como políticas de Estado constructivas y vitales, a los fines de evitar una Argentina donde se sigan profundizando las desigualdades.

viernes, 16 de octubre de 2009

FESTIVIDADES PATRONALES SANTA TERESA DE JESÚS - DE GARÍN

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DE MONS. OSCAR SARLINGA

En la festividad de Santa Teresa de Jesús Parroquia de Santa Teresa de Jesús Ciudad de Garín

Luego de saludar a los sacerdotes, P. Francisco, DJ, cura párroco, Padre Salatiel DJ, administrador parroquial de Jesús Misericordioso, P. Joaquín DJ, cura párroco de Nuestra Señora de Luján y Santos Apóstoles Pedro y Pablo (Campana) y canciller, diáconos, hermanos y hermanas de sendos institutos religiosos, y a las autoridades civiles presentes, a saber:

Sr. Delegado Municipal de Garín, Jorge Caballero
Sra. concejal Mónica Bono
Sr. Delegado de «24 de febrero», Victor Maldonado
Sr. presidente del consejo escolar José Luis Fabro
el director de defensa civil Comandante Adrian Peralta (jefe de bomberos de Garin) y los bomberos de Garin que van a estar colaborando

El Sr. Obispo tuvo una homilía de la que podemos extractar, sin que sea textual, algunos párrafos salientes:


APSECTOS INTERESANTES DE LA HISTORIA DE GARÍN

Luego de mencionar que «la historia es maestra de la vida» recordó Mons. Oscar Sarlinga algunos momentos fundacionales o importantes de la historia de la hoy pujante ciudad de Garín. En el año 1582 Don Juan de Garay, fundador de la Ciudad de Buenos Aires, hace merced de una fracción de tierra denominada "Isla de Escobar", sobre el camino a Santa Fe y con frente al Río Lujan a Don Alonso de Escobar, primer Regidor de la Ciudad de Buenos Aires, y de esta adjudicación resultaron favorecidos integrantes de la expedición con solares mas lejanos de los que hoy constituye la Ciudad de Belén de Escobar. Y así, al francés Cheni Bélier se le hace entrega de casi la totalidad de las tierras que hoy conforman la Ciudad de Garín. A Estanislao Garín, Núñez y otros les fueron adjudicadas fracciones de mucha menor extensión.

Así pues, el origen del nombre de la Ciudad de Garín proviene de la propiedad de la familia homónima, la cual poseía su rancho lindero al arroyo y los que pescaban y se bañaban en él decían que lo hacían en el arroyo de Garín. Los organismos oficiales de la Provincia de Buenos Aires al realizar los trabajos de catastro por primera vez, lo denominaron con el mismo nombre que naturalmente había tomado. Y el hecho de que las tierras donde se construyó la estación del ferrocarril pertenecieran a la misma familia, hizo que se le pusiera el nombre de Garín.

De tal modo, la Ciudad lleva el apellido de uno de sus primeros pobladores; el nombre que se originó en el arroyo, eximió a esta Ciudad de los sorteos que realizaban las autoridades del ferrocarril para aquellos casos en que los solares en que construían la estación o la zona que iba a atender el servicio carecía de antecedentes para fijar el correspondiente nombre.


LA ACTUAL PARROQUIA DE SANTA TERESA DE JESÚS



Ya en el año 1911, el Doctor Luis Manzone y su esposa Doña Teresa Fierro de Manzone donan el solar y el edificio de la Capilla Santa Teresa. Su constructor un vecino de San Isidro Don Adolfo Travaglini. Los esposos Manzone también eran de esa Ciudad.

La inauguración de la Capilla Santa Teresa, Patrona de Garín, se realiza el 15 de octubre de 1911 y fueron padrinos de la ceremonia Don Luis Cafferata y la Señora Teresa Pierro de Manzone. El Señor Cafferata presidía en ese entonces la Comisión Pro-Templo. Se destacó especialmente ese día los trabajos realizados por Doña Cristina Blasco en la preparación e instalación del correspondiente altar.

Se registra la llegada de Monseñor Don Francisco Alberti, como así también la concurrencia de invitados especiales. Estuvieron presentes también el Señor Senador Don Tomás Márquez y el Intendente del Pilar Don Aquilino Márquez.

En esos tiempos la Capilla Santa Teresa de Garín era atendida por la Parroquia de Escobar, recordándose al Párroco Paulino; en un lapso muy breve estuvo directamente en Garin el Padre Di Yorio y al ausentarse este, .lo hacia el Reverendo Padre Bertolotti de Escobar; también prestaban su colaboración los Sacerdotes del Colegio San Vicente de Paul de la misma Ciudad. En 1939, en el mes de agosto por iniciativa de Doña Pilar Muñoz de Pérez, durante la responsabilidad en la Comisión de Doña Ángela Castellano de Bourdet se construyó en mampostería el frente de la entrada reemplazándose así el antiguo alambrado. Después estuvo al frente de la Capilla el Reverendo Padre Salles y también fue atendida por Sacerdotes de la Fundación Lo reto de Benavides.

El O de mayo de 1959 llega a Garín como Capellán de la Capilla Santa Teresa el Presbítero Pedro Alberto Perna, recordado aún hoy en estas regiones. De inmediato se proyectan modificaciones en el edificio y se da comiendo a las obras del Salón Parroquial. Se amplia la Iglesia construyéndose las naves laterales y se planifica para construir la casa habitación del Párroco en el lote lindero.

El 1 de octubre de 1.961 por Decreto del Señor Obispo de San Isidro Mons. Antonio Aguirre, la Capilla es elevada al rango de Parroquia y el 22 de octubre del mismo año Monseñor Aguirre pone en funciones en la misma como primer Párroco al Reverendo Padre Pedro Alberto Perna. La Jurisdicción Parroquial comprendía a Garín, Ingeniero Maschwitz y Benavídez (hoy en la diócesis de San Isidro)

El 4 de julio de 1976 Su Santidad Pablo VI crea la nueva Diócesis, la nuestra, con el nombre de Zárate-Campana, haciéndose cargo el Sr. Obispo Mons. Alfredo Expósito, y esta parroquia, con excepción de la mencionada Benavídez pasa a formar parte de ella. El curato del padre Agustín Arévalo fue un servicio pastoral de numerosos años, con crecimiento de la feligresía, y luego de su dimisión por razones de edad, un año después de la llegada como Obispo diocesano de quien habla (el 18 de febrero de 2006 fue mi toma de posesión), encomendé la parroquia a religiosos, en persona del Instituto de los Discípulos de Jesús y de San Juan Bautista, cuyos sacerdotes tienen la carga pastoral de Santa Teresa de Jesús y de Jesús Misericordioso, la segunda parroquia de Garín, cuyo templo fue inaugurado y consagrado por el Sr. Nuncio Apostólico, a invitación de este Obispo, en el año de 2007.


Santa Teresa de Jesús, Nuestra Patrona, Virgen y Doctora de la Iglesia (1515-1582)

"En la cruz está la gloria, Y el honor, Y en el padecer dolor, Vida y consuelo, Y el camino más seguro para el cielo", nos dejó como enseñanza esta Santa, junto con la devoción fervorosa por la Persona Divina-Amor, el Espíritu Santo.

Santa Teresa, Reformadora del Carmelo, Madre de las Carmelitas Descalzas y de los Carmelitas Descalzos; "mater spiritualium" (título debajo de su estatua en la basílica vaticana); patrona de los escritores católicos y Doctora de la Iglesia (1970): fue la primera mujer, que junto a Santa Catalina de Sena recibe este título, conferido por el Papa Pablo VI.

Teresa nació en Ávila, España, el 28 de marzo de 1515. Su nombre, Teresa de Cepeda y Ahumada, hija de Alonso Sánchez de Cepeda y Beatriz Dávila Ahumada. En su casa eran 12 hijos. Tres del primer matrimonio de Don Alonso y nueve del segundo, entre estos últimos, Teresa. Escribe en su autobiografía: "Por la gracia de Dios, todos mis hermanos y medios hermanos se asemejaban en la virtud a mis buenos padres, menos yo"[1]. La mamá de Teresa murió cuando la joven tenía apenas 14 años. Ella misma cuenta en su autobiografía: "Cuando empecé a caer en la cuenta de la pérdida tan grande que había tenido, comencé a entristecerme sobremanera. Entonces me arrodillé delante de una imagen de la Santísima Virgen y le rogué con muchas lágrimas que me aceptara como hija suya y que quisiera ser Ella mi madre en adelante. Y lo ha hecho maravillosamente bien".

Con el correr del tiempo y de su itinerario de vida, Teresa tuvo el buen consejo de un director espiritual: un padre jesuita le recomendó que para orar con más amor y fervor eligiera como "maestro de oración" al Espíritu Santo y que rezara cada día el Himno "Ven Creador Espíritu"[2].

San Pedro Alcántara, uno de los santos más famosos de ese tiempo, después de conversar con la famosa carmelita, declaró que el Espíritu de Dios guiaba a Teresa. Según la tradición piadosa, esta Santa tuvo la transverberación, palabra que significa que su corazón fue atravesado y sufrió una gran herida. Dice ella: "Vi un ángel que venía del tronco de Dios, con una espada de oro que ardía al rojo vivo como una brasa encendida, y clavó esa espada en mi corazón. Desde ese momento sentí en mi alma el más grande amor a Dios".

Desde entonces para Teresa ya no hay sino un solo motivo para vivir: demostrar a Dios con obras, palabras, sufrimientos y pensamientos que lo ama con todo su corazón. Y obtener que otros lo amen también[3].

Por orden expresa de sus superiores Santa Teresa escribió unas obras que se han hecho famosas. Su autobiografía titulada "El libro de la vida"; "El libro de las Moradas" o Castillo interior; texto importantísimo para poder llegar a la vida mística. Y "Las fundaciones: o historia de cómo fue creciendo su comunidad.

Santa Teresa murió el 4 de octubre de 1582 y la enterraron al día siguiente, el 15 de octubre. ¿Por qué esto? Porque en ese día empezó a regir el cambio del calendario, cuando el Papa añadió 10 días al almanaque para corregir un error de cálculo en el mismo que llevaba arrastrándose ya por años.

El Santo Padre Benedicto XVI ha hecho una referencia a Santa Teresa de Jesús en la Audiencia General del miércoles 14 del corriente:

«El amor auténtico no se puede escindir de la verdad»: es el testimonio de santa Teresa de Jesús que, en la víspera de su fiesta, Benedicto XVI ha recordado, especialmente a los jóvenes, ante miles de fieles y peregrinos presentes en la plaza de San Pedro en la audiencia general de este miércoles, víspera de la festividad de Santa Teresa de Ávila.

Y además:
«Doctora de la Iglesia» y «grande santa»: así describió el Papa –en sus saludos al término de la audiencia- a la carmelita española, proponiendo a los jóvenes su testimonio de que «el amor auténtico no puede escindirse de la verdad».

Rogando luego que la interecesión de Santa Teresa ayude a los enferemos, y que sea modelo de fidelidad para los esposos:

“Que santa Teresa de Jesús «os ayude a vosotros, queridos enfermos -prosiguió-, a comprender que la Cruz de Cristo es misterio de amor que redime el sufrimiento humano. Para vosotros, queridos nuevos esposos, que sea modelo de fidelidad a Dios, que confía a cada uno una misión especial”[4].

A continuación Mons. Oscar Sarlinga hizo alusión al «TRÍPTICO DE APARECIDA» que había llevado desde el oratorio de la Curia para tan especial ocasión de las fiestas patronales, explicó a los fieles lo que ha significado Aparecida para el relanzamiento de la Misión en nuestros países latinoamericanos, y también en nuestra diócesis con los distintos gestos de misión (ya van tres las misiones diocesanas que efectúa el grupo estable de jóvenes misioneros, que superan, en total, los 400) y asimismo la importancia de la dimensión misionera de toda la pastoral, también la sacramental, la catequética y la de la promoción humana integral, incluida en ella la Caritas y toda obra de promoción que sea verdadera y apunte al bien integral de la persona y de las comunidades. Recordó la frase de Juan Pablo II en México: ¡Los pobres no pueden esperar! Y exhortó a vivir en paz, sin ceder a las fatigas, al deseo de «bajar los brazos», recordando que «el mayor enemigo» es «el desánimo de los que quieren hacer el bien». Felicitó luego a la comunidad por la Liturgia, las obras parroquiales, los distintos grupos, asociaciones de fieles y movimientos que la hacen viviente y dinámica, y pidió que no se cansen nunca de evangelizar, con esa vocación profunda, esencial, de la Iglesia: anunciar el EVANGELIO, que es Cristo mismo. Suplicó para todos los presentes la intercesión de la Santísima Virgen en su advocación de Madre de la Iglesia.


Notas:

[1] De niños, ella y Rodrigo, su hermano, eran muy aficionados a leer vidas de santos, y se emocionaron al saber que los que ofrecen su vida por amor a Cristo reciben un gran premio en el cielo. Así que se dispusieron a partir tierras de mahometanos a declararse amigos de Jesús y así ser martirizados para conseguir un buen puesto en el cielo. Afortunadamente, por el camino se encontraron con un tío suyo que los regresó a su hogar.
[2] Ella dirá después: "El Espíritu Santo como fuerte huracán hace adelantar más en una hora la navecilla de nuestra alma hacia la santidad, que lo que nosotros habíamos conseguido en meses y años remando con nuestras solas fuerzas". Y el Divino Espíritu empezó a concederle Visiones Celestiales.
[3] Al hacer la autopsia del cadáver de la santa encontraron en su corazón una cicatriz larga y profunda.
[4] BENEDICTO XVI, Audiencia general del miércoles, Ciudad del Vaticano, 14 de octubre de 2009.

jueves, 15 de octubre de 2009

FIESTAS PATRONALES DE LA CIUDAD DE GARÍN: EN LA FESTIVIDAD DE SANTA TERESA DE JESÚS

(15 de octubre)

A LA SANTA MISA DE LAS 19 HS. ASISTIRÁ NUESTRO OBISPO MONS. OSCAR SARLINGA

A la espera de la cobertura mediática de la Santa Misa (que será transmitida por el Canal de Televisión de Escobar), adelantamos en esta página la interesante historia de la ciudad de Garín y de la parroquia de Santa Teresa de Jesús.

EL ORIGEN DEL NOMBRE DE LA CIUDAD

El origen del nombre de la Ciudad de Garín es anecdótico, ya que la familia Garín tenía su rancho lindero al arroyo y los que pescaban y se bañaban en él decían que lo hacían en el arroyo de Garín. Los organismos oficiales de la Provincia de Buenos Aires al realizar los trabajos de catastro por primera vez, lo denominaron con el mismo nombre que naturalmente había tomado. Y el hecho de que las tierras donde se construyó la estación del ferrocarril pertenecieran a la misma familia, hizo que se le pusiera el nombre de Garín.

La Ciudad lleva el apellido de uno de sus primeros pobladores; el nombre que se originó en el arroyo, eximió a esta Ciudad de los sorteos que realizaban las autoridades del ferrocarril para aquellos casos en que los solares en que construían la estación o la zona que iba a atender el servicio carecía de antecedentes para fijar el correspondiente nombre.

Se debe señalar que el rancho de Garín estaba junto al arroyo en los campos que después fueron de Don Benito Sanz.

SIMBOLOGÍA DEL ESCUDO DE LA CIUDAD

Informa del Escudo de la Ciudad de Garín, responde heráldicamente al formato denominado español- francos.

La elección del modelo se ajusta a los antecedentes históricos de la Ciudad de Garín; Cheni Belier integró la expedición de Don Juan de Garay, fundador de la Ciudad de Buenos Aires; Belier, cuyo apellido se transformó después en Beliera era de nacionalidad francesa y le fueron adjudicadas las mayores extensiones de tierra de esta zona.

En el Escudo se destacan en su parte superior de su interior, los colores de la Patria, que lejos de confundirse con el cielo, están enarbolados en lo alto en señal de Soberanía, no solo del territorio de nuestra Nación, sino como punto de referencia del límite territorial y la Soberanía Espacial.

La tarea de confeccionarlo la asumió la Asociación Fomento Unión Garín al principio del año 1971 y se calcula que demandó alrededor de tres años para finalizar el trabajo. Se buscaron antecedentes en el resto del país en los Escudos Provinciales y también de muchísimas ciudades. Y, cuando se creía que el proyecto avanzaba exitosamente, el Teniente Coronel Don Ismael Cigliutti, formuló serias observaciones y prometió realizar una consulta al Señor General Sánchez de Bustamante, reconocida autoridad en temas de heráldicos. Por ese medio se obtuvo material de consulta con respecto a los formatos y significados de colores contenidos en el texto "HERÁLDICA GENERAL DE IGNACIO VICENTE CASCANTE". Se reanudó la tarea que venía realizando el dibujante Don José R. Martínez, que fuera contratado en una de las empresas que se incorporan en la zona y de esta manera ya se actuó con firmeza y se prepararon dos modelos, con los mismos motivos interiores pero de distinto formato que se los denominaron A y B. De inmediato se realizó una encuesta en la que participaron numerosos vecinos de Garín. Se utilizó para ello una caja herméticamente cerrada, con una pequeña apertura para introducir las tarjetas con la decisión de cada uno de ellos.

El 15 de octubre de 1971 en un concurridísimo almuerzo con el que la Asociación Fomento, celebraba su cincuentenario, el Señor Cura Párroco Don Pedro Alberto Terna, procedió a abrir la caja y efectuó el correspondiente recuento obteniendo absoluta mayoría el actual Escudo de la Ciudad de Garín.

El dibujante Don José R. Martínez, viaja y se radica en Venezuela, por lo que se hace necesario, lograr otro profesional para la realización definitiva del Escudo y es así que se entrevista a la Arquitecto M. Gigena, de la Ciudad de Belén de Escobar, quien efectúa el trabajo observándose que se ha deslizado el error de tener cambiadas las ubicaciones de la línea férrea y el Acceso Norte. De inmediato se hace necesario buscar otro profesional y se contacta al dibujante Don Leonardo Urien, quien había reemplazado al Señor Martínez de la empresa instalada en esta zona. Este realiza la tarea y entrega el Escudo terminado a mediados del año 1974.

Al cumplir la Asociación Fomento Unión Garín, su 53" aniversario, en la cena tradicional del aniversario que resulto concurridísima con invitados especia les por ser estos descendientes de los expedicionarios de Don Juan de Garay, entre ellos Don Pablo Beliera de 94 años de edad y Don Alejo Díaz, nativos de Garín, fueron invitados a descubrir el cuadro con el Escudo de la Ciudad de Garín; realizada esta ceremonia de inmediato el Cura Párroco de Garín procedió a su bendición. Resta señalar que la explicación del Escudo tuvo amplia difusión a través de cuadernillos expresamente preparados y que con respecto a otros detalles significativos todos quedaron registrados en la prensa local a través de "El Garínense".

La Estación del ferrocarril

En el año 1892 fue construido el tramo del ferrocarril comprendido entre Victoria y Vagues, y con él la Estación Garín; la línea fue inaugurada personalmente por el General Bartolomé Mitre, siendo la primer avanzada del progreso de la época.

Como esta relacionado, hacemos un comentario del antiguo almacén de Palacín; en este negocio se instaló como pensionado, casa y comida el Ingeniero Inglés venido expresamente de su país, para la construcción de la estación; trazó los planos y determinó levantarla frente a lo de Palacín, hoy panadería San José. Después no se sabe porqué razón cambió de pensión alojándose en el almacén de Peirano, hoy esta en su lugar la tienda de Mansur; de inmediato cambió los planos y dio comienzo a la obra frente a lo de Peirano.

El hecho de que el arroyo se llamara Garín y que las tierras que ocuparon la estación fueran de la familia Garín, motivó que se la denominara Garín.

La localidad de Garín era en ese entonces el Cuartel IX del Partido del Pilar. Muchos años Después al crearse el Partido de Belén de Escobar-queda integrada a este nuevo Distrito.

El 12 de octubre de 1961 se entronizó en la estación, la Virgen de Lujan. Fueron padrinos de la ceremonia la señora Celia Tíralo y el señor Jesús Pascual, este era el Jefe de la estación. La ceremonia estuvo a cargo del Cura Párroco Pon Pedro Perna y la concurrencia fue numerosísima.
Finalmente, el 18 de junio de 1975, el Senado de la Provincia de Buenos Aires trata un Proyecto de Ley iniciado en la Cámara de Diputados y se declara a la localidad de Garín: CIUDAD.

En el año 1892 fue construido el tramo del ferrocarril comprendido entre Victoria y Vagues, y con él la Estación Garín; la línea fue inaugurada personalmente por el General Bartolomé Mitre, siendo la primer avanzada del progreso de la época.

Como esta relacionado, hacemos un comentario del antiguo almacén de Palacín; en este negocio se instaló como pensionado, casa y comida el Ingeniero Inglés venido expresamente de su país, para la construcción de la estación; trazó los planos y determinó levantarla frente a lo de Palacín, hoy panadería San José. Después no se sabe porqué razón cambió de pensión alojándose en el almacén de Peirano, hoy esta en su lugar la tienda de Mansur; de inmediato cambió los planos y dio comienzo a la obra frente a lo de Peirano.

El hecho de que el arroyo se llamara Garín y que las tierras que ocuparon la estación fueran de la familia Garín, motivó que se la denominara Garín.

La localidad de Garín era en ese entonces el Cuartel IX del Partido del Pilar. Muchos años Después al crearse el Partido de Belén de Escobar-queda integrada a este nuevo Distrito.

El 12 de octubre de 1961 se entronizó en la estación, la Virgen de Lujan. Fueron padrinos de la ceremonia la señora Celia Tíralo y el señor Jesús Pascual, este era el Jefe de la estación. La ceremonia estuvo a cargo del Cura Párroco Pon Pedro Perna y la concurrencia fue numerosísima.
Finalmente, el 18 de junio de 1975, el Senado de la Provincia de Buenos Aires trata un Proyecto de Ley iniciado en la Cámara de Diputados y se declara a la localidad de Garín: CIUDAD.

Informa del Escudo de la Ciudad de Garín, responde heráldicamente al formato denominado español- francos.

La elección del modelo se ajusta a los antecedentes históricos de la Ciudad de Garín; Cheni Belier integró la expedición de Don Juan de Garay, fundador de la Ciudad de Buenos Aires; Belier, cuyo apellido se transformó después en Beliera era de nacionalidad francesa y le fueron adjudicadas las mayores extensiones de tierra de esta zona.

En el Escudo se destacan en su parte superior de su interior, los colores de la Patria, que lejos de confundirse con el cielo, están enarbolados en lo alto en señal de Soberanía, no solo del territorio de nuestra Nación, sino como punto de referencia del límite territorial y la Soberanía Espacial.
La tarea de confeccionarlo la asumió la Asociación Fomento Unión Garín al principio del año 1971 y se calcula que demandó alrededor de tres años para finalizar el trabajo. Se buscaron antecedentes en el resto del país en los

LA PARROQUIA DE SANTA TERESA DE JESÚS

Los antecedentes de la atención espiritual del vecindario datan de antes del año 1911 y estuvieron a cargo de Doña Petra Bula, que vivía en la casa que ocupo mucho tiempo la familia Molínari y después la de Giacornéttí. En su domicilio se preparó por primera vez el Árbol de Navidad y se Invitó a toda la purretada; cada uno recibió su regalo. Doña Petra daba clases de Catecismo.

Ya en el año 1911, el Doctor Luis Manzone y su esposa Doña Teresa Fierro de Manzone donan el solar y el edificio de la Capilla Santa Teresa. Su constructor un vecino de San Isidro Don Adolfo Travaglini. Los esposos Manzone también eran de esa Ciudad.

La inauguración de la Capilla Santa Teresa, Patrona de Garín, se realiza el 15 de octubre de 1911 y fueron padrinos de la ceremonia Don Luis Cafferata y la Señora Teresa Pierro de Manzone. El Señor Cafferata presidía en ese entonces la Comisión Pro Templo. Se destacó especialmente ese día los trabajos realizados por Doña Cristina Blasco en la preparación e instalación del correspondiente altar.

Se registra la llegada de Monseñor Don Francisco Alberti, como así también la concurrencia de invitados especiales. Estuvieron presentes también el Señor Senador Don Tomás Márquez y el Intendente del Pilar Don Aquilino Márquez.

El almuerzo fue servido en la casa de Don Emilio Cafferata con una concurrencia numerosísima.
Entre los invitados se encontraban: La Señorita Emma Manzone; la Señora Teresa Fierro de Manzone: nona Haría ferrar! de Cafferata; Doña Luisa y Doña Valentina Manzone; Don Carlos Resio; Senador Don Tomás Márquez; Intendente del Pilar Don Aquilino Márquez; Don José Cafferata; Doctor Don Luis Manzone; Don José Eduardo Cafferata; Don Luis Cafferata; .Don Emillo Cafferata y Don Enrique Cafferata.

Para los detalles de toda la realización de la ceremonia, agasajos y el programa de festejos, prestaron Lina amplia colaboración las Señoras Doña Benedicta Genta de Kesio; Doña Ana Gari de Laniberti; Doña Teresa Fierro de Manzone; Doña María Devoto; Doña Sara Senillosa de Carranza; Doña Petra Dula; Doña María Beolchi de Culacciatti; Doña Angela Lanfranchi; Doña Clara Castellano; Doña Felisa Vellera de Palacín y Doña Cristina Blasco, y que las entonces niñas Herminia Devoto y Morocha Resio, fueron las primeras Catequistas que tuvo la Capilla.

La Señorita Lelia Locatelli fue la que realizó las compras necesarias en Buenos Aires y que para ello utilizó el coche particular que Don Agustín Resio facilitara para ese fin. Don Agustín Resio despachó ese día desde Retiro un tren especial y afrontó todos los gastos que demandó el viaje de ida y vuelta.

A la celebración oficial y al entusiasmo popular de los acontecimientos cristianos que a cada uno le tocó vivir, se destacó el Bautismo de la niña Celia Díaz (hoy Señora de Farías), cuyos padrinos fueron Don Blas Sanza y la Señorita Alzague; el Bautismo de Julio Benedini, cuyos padrinos fueron Don Juan Benedini y Doña María M. de Benedini; el Bautismo de Ramona Victoria Bertero, cuyos padrinos fueron Don Emilio Núñez y Doña Sixta Díaz de Díaz y el Bautismo de José Lino Díaz cuyos padrinos fueron Doña Paula Zabala y su esposo Don José Zabala. Las únicas confirmaciones realizadas ese día, según versiones fidedignas, fueron la de la niña Gerónima Núñez, que fue madrina Doña Sixta Díaz de Díaz y la de una de las chicas de Bussio que fue madrina Doña Antonia Velázquez de Beliera.

Ahora vale una especial atención: Doña Sixta Díaz de Díaz es una de las fundadoras de Garín y quien expresa "Buen proceder hace unión para vivir.

EL primer casamiento en la Capilla Santa Teresa se realizó un tiempo después correspondiendo ese honor a Don Marcelo Castro y a Doña María Castellano.

Desde entonces distintas Comisiones de Damas tuvieron la responsabilidad del mantenimiento de la Capilla figurando sucesivamente: Doña Teresa Fierro de Manzone; Doña Cristina Blasco; Doña Petra Bula; Doña Sara Senillosa de Carranza; Doña Albina Savanco de Tabbia; Doña Ángela Rimoldi; Doña Angela Castellano de Bourdet; Doña Elena Balda de Mansur y Doña María Delgado de Finamore, debiendo demeritarse la colaboración desinteresada de Doña Angela Marre de Rosetti.

En esos tiempos la Capilla Santa Teresa de Garín era atendida por la Parroquia de Escobar, recordándose al Párroco Paulino; en un lapso muy breve estuvo directamente en Garin el Padre Di Yorio y al ausentarse este, .lo hacia el Reverendo Padre Bertolotti de Escobar; también prestaban su colaboración los Sacerdotes del Colegio San Vicente de Paul de la misma Ciudad. En 1939, en el mes de agosto por iniciativa de Doña Pilar Muñoz de Pérez, durante la responsabilidad en la Comisión de Doña Ángela Castellano de Bourdet se construyó en mampostería el frente de la entrada reemplazándose así el antiguo alambrado. Después estuvo al frente de la Capilla el Reverendo Padre Salles y también fue atendida por Sacerdotes de la Fundación Loreto de Benavides.

El O de mayo de 1959 llega a Garín como Capellán de la Capilla Santa Teresa el Presbítero Pedro Alberto Perna. De inmediato se proyectan modificaciones en el edificio y se da comiendo a las obras del Salón Parroquial. Se amplia la Iglesia construyéndose las naves laterales y se planifica para construir la casa habitación del Párroco en el lote lindero. El 1 de octubre de 1.961 por Decreto del Señor Obispo de San Isidro Dr. Antonio Aguirre, la Capilla es elevada al rango de Parroquia y el 22 de octubre del mismo año Monseñor Aguirre pone en funciones en la misma como primer Párroco al Reverendo Padre Pedro Alberto Perna. La Jurisdicción Parroquial comprendía a Garín, Ingeniero Maschwitz y Benavides. El 4 de julio de 1976 el Papa Pablo VI crea la nueva Diócesis con el nombre de Zárate-Campana, haciéndose cargo el Señor Obispo Don Alfredo Expósito; nuestra Parroquia pasa a depender de esta nueva Diócesis.

Luego del curato del Padre Perna, le sucede en su cargo el Pbro. Agustín Arévalo, nombrado por el segundo Obispo, Mons. Rafael Rey. El Pbro. Arévalo desempeñó su ministerio por años en la parroquia y presentó su renuncia por razones de edad canónica en 2007, al año del ministerio del nuevo Obispo, Mons. Oscar D. Sarlinga (quien asumió la diócesis el 18 de febrero de 2006). La parroquia fue confiada a comunidad religiosa, en el Instituto de los Discípulos de Jesús y de San Juan Bautista, quienes hasta la actualidad se encuentran en el cargo pastoral.

lunes, 12 de octubre de 2009

El jueves 8 de octubre, Escobar celebró el cincuentenario de su creación como partido

Escobar vivió este jueves 8 de octubre un día de fiesta en la celebración del quincuagésimo aniversario de la creación del partido. Amaneció con la avenida Tapia de Cruz cortada desde las vías hasta la plaza, los cordones de las aceras recién pintados y las banderas ornamentales, suspendidas de las ventanas de la ciudad de Belén de Escobar, la cual festejaba también la Fiesta Nacional de la Flor. Acompañó la Banda Municipal de Música en la plaza de las Américas, y previamente una muchedumbre se congregó frente a la iglesia cocatedral de la Natividad del Señor, en una ceremonia cívica de la que participó nuestro Obispo Mons. Oscar Sarlinga, acompañado por el flamante cura párroco de la Natividad, el Pbro. Daniel Bevilacqua-.

La recepción de autoridades tuvo lugar a partir de las 9 en el Palacio Municipal, donde se destacó la presencia del tres veces intendente Fernando Valle, El actual titular del poder Ejecutivo, Sandro Guzmán, estuvo permanente acompañado por Valle y también por el obispo de Zárate-Campana, Oscar Sarlinga, quien fue invitado de honor. Los tres realizaron el descubrimiento de una decena de placas recordatorias colocadas en el hall del edificio de gobierno de Asborno y Estrada.

El acto oficial se inició a las 10 en la explanada de la cocatedral de la Natividad del Señor. Mons. Oscar Sarlinga pronunció unas emotivas palabras, fundadas históricamente, y, cual bendición, adaptó el salmo 138 al acontecimiento que se festejaba. Tras los mensajes, fueron colocadas sendas ofrendas florales frente al lugar donde descansan los restos de Eugenia Tapia de Cruz, a quien se le rindió un especial homenaje por su carácter de "fundadora moral" (como la llamara el Obispo Mons. Oscar) de Belén de Escobar, verdadera artífice de la formación de la ciudad.

La tercera parte de la ceremonia se realizó a dos cuadras, en la esquina de Tapia de Cruz y Colón. Allí, la estudiante Paula Gómez Kerbs, del Instituto General Belgrano, recibió una distinción por haber ganado el concurso del logo del cincuentenario, con lo que se hizo acreedora de un premio de mil pesos y una computadora.

El momento más esperado quedó para el final: la apertura del Cofre Centenario, enterrado en 1989 con recuerdos y documentos de esa época que desde ahora permanecerán en exposición en el museo Campiglia. A su vez, la cápsula del tiempo volvió a llenarse de nuevos elementos: mensajes, cd’s, dvd’s, una bandera argentina, cartas de visitantes, láminas, tarjetas, un libro de actas firmado por los asistentes y una botella de champagne para el festejo de los 75 años del distrito. Esto último se debe a que por disposición del intendente el cofre será nuevamente abierto en 2034 y no en 2059, como establece la ordenanza 723/89 que instauró dicho cofre.

En el cierre del protocolo, el Intendente Guzmán pronunció un breve discurso en el que hizo un especial reconocimiento a los integrantes de la comisión popular formada en 1957 que logró la creación del nuevo distrito. “Tenemos que trabajar por la integración social y pensar en el mejor futuro para Escobar”, apuntó el jefe comunal en el párrafo final de su mensaje.

Antes de que cayera el telón, grupos de baile de todo el distrito interpretaron la “Zamba de Escobar” sobre la avenida principal de la ciudad, mientras que la Dirección de Deportes realizó una caminata participativa que le puso punto final a un día distinto, aunque sin clima de fiesta.

El partido de Escobar celebró así sus Bodas de Oro.

La caminata participativa por avenida Tapia de Cruz marcó el final del acto por el cincuentenario.

lunes, 5 de octubre de 2009

TERCERA MISIÓN DIOCESANA EN JURISDICCIÓN DE LA IGLESIA CATEDRAL DE SANTA FLORENTINA (CAMPANA)

300 JÓVENES DE DIVERSOS LUGARES DE LA DIÓCESIS MISIONARON EN LA CIUDAD DE CAMPANA

Durante los días 2, 3 y 4 de octubre, bajo el lema “Maestro Bueno, que he de hacer para heredar la vida eterna” (Mc. 10,17), se realizó la III Misión Juvenil Diocesana en la ciudad de Campana. Con una participación de más de 300 jóvenes venidos de toda la diócesis la misión estuvo cargada gran alegría y espíritu evangelizador.

Esta misión joven es organizada todos los años por las delegaciones de Pastoral de Juventud y Vocacional y la delegación de Misiones que presiden el Pbro. Hugo Lobato y Mons. Marcelo Monteagudo respectivamente.

La Misión Joven comenzó con la acreditación y recepción de los jóvenes en el Colegio Sto. Tomás de Aquino de la Ciudad de Campana, luego de la misma se celebró la Santa Misa presidida por el Pbro. Hugo Lovatto, concelebrada con varios sacerdotes venidos para dicha ocasión; luego de la misa se realizó la cena y posteriormente Mons. Marcelo Monteagudo dio una plática «pre-misión» para aquellos jóvenes que participarían por primera vez de una misión. Muchos jóvenes, con experiencia misionera previa, se alojaron en casas de familias de la ciudad, para irradiar desde eso lugares la luz del evangelio. Al final la plática los jóvenes compartieron la adoración al Santísimo Sacramentos, mientras que algunos sacerdotes impartían el Sacramento de la Reconciliación. La adoración se prolongo hasta el otro día pues durante toda la noche los jóvenes se acercaron en grupos para adorar a Jesús presente en la Eucaristía.

Durante el día sábado, por la mañana y tarde, los jóvenes salieron a misionar por el centro de la ciudad de Campana (dado que la ciudad ha sido misionada en los distintos barrios más alejados) y esta vez se priorizó la misión urbana, habiendo concluido el día con la Misa presidida por Mons. Oscar en la Iglesia Catedral de Santa Florentina y concelebrada por más de una docena de sacerdotes venidos especialmente para dicho evento.

En la homilía, el Sr. Obispo se refirió al versículo del evangelio de San Marcos (Mc 10:17) elegido este año como lema: “Cuando salía para seguir su camino, vino uno corriendo, y arrodillándose delante de El, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?”, y dijo que esa pregunta denotaba ya en quien preguntaba un anhelo por un estilo de vida superior; y que dicho anhelo se correspondía con el interrogante más de fondo del corazón humano, a lo cual da respuesta en plenitud el cristianismo, pero que también otras religiones se cuestionan. Citó en apoyo de su afirmación el n. 2 de la Declaración «Nostra aetate» del Concilio Vaticano II:

“Los hombres esperan de las diversas religiones la respuesta a los enigmas recónditos de la condición humana, que hoy como ayer, conmueven íntimamente su corazón: ¿Qué es el hombre, cuál es el sentido y el fin de nuestra vida, el bien y el pecado, el origen y el fin del dolor, el camino para conseguir la verdadera felicidad, la muerte, el juicio, la sanción después de la muerte? ¿Cuál es, finalmente, aquel ûltimo e inefable misterio que envuelve nuestra existencia, del cual procedemos y hacia donde nos dirigimos?” (DECLARACIÓN NOSTRA AETATE SOBRE LAS RELACIONES DE LA IGLESIA CON LAS RELIGIONES NO CRISTIANAS, n. 2)

Dijo que en la Iglesia católica se da la plenitud de los medios de salvación, y que los gestos concretos de misión son muy importantes, pero sobre todo tenemos que revitalizar la dimensión misionera de toda la pastoral y, más aún, la dimensión misionera de toda la vida cristiana, en una Eucaristía que, desde la Liturgia, fuente y culmen, surja como una fuente de bendición para la vida misma, y la vida concreta en los ditintos ambientes, a comenzar por la familia. Exhortó también a los misioneros a ser jóvenes «de escucha» que aprendan a escuchar a nuestros semejantes, especialmente a aquellos que padecen sufrimiento o dolor, aunque éstos no se manifiesten de modo patente en una primera aproximación.

Por otro lado, el Obispo exhortó también aquellos que recibirán las Ordenes sagradas a vivir con coherencia y plenitud la gracia y los compromisos del bautismo, esto es, a ofrecerse a sí mismos y toda su vida en unión con la oblación de Cristo. La celebración cotidiana del Sacrificio del Altar y la oración diaria de la Liturgia de las Horas deben ir siempre acompañadas del testimonio de toda la existencia que se hace don a Dios y a los demás y que se convierte así en guía para los fieles.
A lo largo de los meses que siguen, la Iglesia tiene ante los ojos el ejemplo del Santo Cura de Ars, que invitaba a los fieles a unir sus vidas al Sacrificio de Cristo y se ofrecía a sí mismo exclamando:

"¡Qué bien hace a un padre ofrecerse en sacrificio a Dios todas las mañanas!"(1)
(“la presencia del sacerdote es insustituible”) (2),

En la Misa Mons. Oscar impartió la bendición a cinco seminaristas que recibieron la admisión a las Sagradas Ordenes y el Acolitado. Al finalizar la misa se llevó a cabo un show de música cristiana en el atrio de la Iglesia Catedral.

Por último, el día domingo, los jóvenes al finalizar la misión rezaron el Santo Rosario por las calles de Campana, terminando en la Catedral con la Santa Misa presidida por nuestro Obispo y acompañado por varios sacerdotes. En la Misa Mons. Oscar también confirió el sacramento de la Confirmación a un joven que se había estado preparando para recibir los sacramentos de la iniciación cristiana. Al final la misma el Obispo realizó el envío misionero de los jóvenes que durante este año e inicio del próximo misionaran en la diócesis o en otras diócesis.

La misión fue verdaderamente un “fiesta joven” donde se vio la misionariedad de la Iglesia y el testimonio de entrega y servicio de muchos jóvenes que irradiaron esto.


Notas:

(1) Benedicto XVI: Discurso al segundo grupo de obispos brasileños en visita “ad limina” Castelgandolfo, jueves 17 de septiembre de 2009.

(2) Benedicto XVI: Discurso al segundo grupo de obispos brasileños en visita “ad limina” Castelgandolfo, jueves 17 de septiembre de 2009. Dijo el Papa: “En realidad, cuanto más los fieles se vuelven conscientes de sus responsabilidades en la Iglesia, tanto más sobresalen la identidad específica y el papel insustituible del sacerdote como pastor del conjunto de la comunidad, como testigo de la autenticidad de la fe y dispensador, en nombre de Cristo-Cabeza, de los misterios de la salvación.Sabemos que la "misión de salvación", confiada por el Padre a su Hijo encarnado, "se confió a los Apóstoles y, por ellos, a sus sucesores; estos reciben el Espíritu de Je´sus para actuar en su nombre y en su persona. Así, el ministro ordenado es el lazo sacramental que une la acción litúrgica a aquello que dijeron e hicieron los Apóstoles y, por ellos, a lo que dijo e hizo el mismo Cristo, fuente y fundamento de los sacramentos" (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1120). Por eso, la función del presbítero es esencial e insustituible para el anuncio de la Palabra y la celebración de los Sacramentos, sobre todo de la Eucaristía, memorial del Sacrificio supremo de Cristo, que entrega su Cuerpo y su Sangre. Por eso urge pedir al Señor que envíe obreros a su Mies; además de eso, es preciso que los sacerdotes manifiesten la alegría de la fidelidad a la propia identidad con el entusiasmo de la misión”.

domingo, 4 de octubre de 2009

HOMILÍA EN LA PUESTA EN POSESIÓN DEL PBRO. DANIEL BEVILACQUA COMO CURA PÁRROCO DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR (BELÉN DE ESCOBAR)

Sábado 3 de septiembre de 2009

(Después de saludar a los sacerdotes, diáconos, seminaristas, religiosos, religiosas, autoridades civiles y laicos y laicas presentes en gran número, el Obispo dijo la siguiente homilía, cuyas partes principales transmitimos aquí, pues espontáneamente se refirió a los sacerdotes y diáconos que ayudarían al cura párroco en su misión pastoral, y a la importancia de contar con un laicado activo y evangelizador)

HOMILÍA

Hemos escuchado en la lectura del Libro del Apocalipsis (3,17 ss) lo que el Espíritu dice al Ángel de la iglesia de Filadelfia, en el Salmo 22, que nuestro Pastor es el mismo Señor, y en el Evangelio (Jn 20,19 ss) que nuestro mismo Señor Resucitado nos desea, nos manda, diría, la Paz, que viene de Él y que constituye nuestra vida misma, como cristianos, en la Iglesia y en el mundo. La Iglesia ha nacido de los dones del Espíritu Santo: el arrepentimiento y la fe en el Señor resucitado. Ella se ve impulsada por el mismo Espíritu en cada época a llevar la buena nueva de nuestra reconciliación con Dios en Cristo a toda la humanidad (cf. Ap 5,9).

El trozo del libro del Apocalipsis que se acaba de proclamar nos dice que el Señor, el Santo, el Verdadero, manda al Escritor Sagrado el escribir al Ángel de la Iglesia en Filadelfia, aquella a la que Dios mismo anima para que conserven todo lo bueno y verdadero, para que sea columna de su Templo. Ya desde los tiempos patrísticos ha habido interpretaciones acerca de que las siete iglesias del Apocalipsis corresponden a siete épocas sucesivas o edades en el desarrollo de la Iglesia en la historia. La fidelidad de la iglesia de Filadelfia consiste en que guarda la Palabra de Dios, y su Amor, realizado en el cuerpo eclesial; por eso, nunca verá muerte (Cf Jn 8,51).

La llave de David a la que hace alusión la Escritura nos lleva a la presencia de Dios y, ello, a tener un corazón conforme a su Amor, porque el ser humano mira meramente lo que está delante de sus ojos, pero el Señor mira el corazón, como cuando eligió a David y dijo al profeta: “Levántate y úngelo, porque éste es…y desde aquel día en adelante el Espíritu del Señor vino sobre David… (I Samuel 16,07 y 12). Si conservamos la fidelidad, pese a la debilidad humana, tendremos la fuerza de Dios (Cf. Ap 3,8); lo importante es reconocer que somos débiles y que necesitamos de la fuerza divina, sin complacernos ni gloriarnos a nosotros mismos, sino en la Gracia, para que repose en nosotros el poder de Cristo (Cf II Corintios 12,9).

Todo lo podemos, si Él nos envía, y aceptamos ese envío con humildad, la verdadera humildad, la única, que es la de sabernos totalmente necesitados de Dios, porque, el que se enaltece, será humillado, y el que se humilla, será enaltecido (Cf Mt 23,12). Con humildad, guardaremos su Palabra (Cf Ap 3,10).

"Paz a ustedes" (Jn 20,19), nos dijo el Señor, y con estas palabras, las primeras que el Señor Resucitado dirigió a sus discípulos, nos saluda hoy a todos nosotros, quienes estamos aquí, en esta iglesia de la Natividad del Señor, de Belén de Escobar.

A la ciudad de Escobar han confluido desde su fundación diversas corrientes inmigratorias, en especial de italianos, portugueses, japoneses, y más recientemente bolivianos, junto con otros. Ella tiene buenos motivos para alabar la capacidad de las generaciones pasadas de aglutinar grupos de inmigrantes muy diferentes en la unidad de la fe católica y en el esfuerzo común por difundir el Evangelio, el sentido de pertenencia a la Iglesia, desde la libertad religiosa, derecho fundamental, y desde nuestro derecho-deber de evangelizar, porque, como comunidad católica consciente de su rica multiplicidad, la Iglesia en Escobar ha apreciado cada vez más plenamente la importancia de que cada individuo y grupo aporte su propio don particular al conjunto. Ahora estamos dispuestos a afrontar nuevos desafíos evangelizadores (pensemos en el crecimiento inmenso de la población en este partido) con la esperanza que nace del amor de de Dios derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo. (cf. Rm 5,5).

En la toma de posesión de un nuevo párroco, reiteramos la llamada urgente de los Apóstoles a la conversión para el perdón de los pecados y para implorar al Señor una nueva efusión del Espíritu Santo sobre la Iglesia en esta ciudad, en este partido. Una parroquia, en tanto comunidad de comunidades, forma parte de la unidad de Iglesia que es la diócesis, la cual, como la Iglesia universal, es comunidad estructurada visible, y a la vez comunión espiritual, cuerpo místico animado por los múltiples dones del Espíritu y sacramento de salvación para toda la humanidad[1]. Que este día sea para todos los católicos de esta comunidad una ocasión para reafirmar su unidad en la fe apostólica, para ofrecer a sus contemporáneos una razón convincente de la esperanza que los inspira (cf. 1 P 3,15) y para renovar su celo misionero al servicio de la difusión del Reino de Dios.

Exhorto hoy al Padre Daniel, vuestro nuevo párroco, que como Pastor ayude a esta porción del Pueblo de Dios a vivir en la esperanza, pues nos dice San Pablo, "en esperanza fuimos salvados" (Rm 8,24), así como también el Papa Benedicto nos recuerda que podemos vivir una vida renovada, en Cristo, porque quien tiene esperanza ha de vivir de otra manera[2] Que ustedes, mediante sus plegarias, el testimonio de su fe y la fecundidad de su caridad, indiquen el camino hacia ese horizonte inmenso de esperanza que Dios está abriendo también hoy a su Iglesia, más aún, a toda la humanidad: la visión de un mundo reconciliado y renovado en Jesucristo, nuestro Salvador. A Él honor y gloria, ahora y siempre. Amén

Por supuesto, tenemos una historia, y la vocación por la dimensión misionera de toda la pastoral hemos venido trabajándola en las distintas instancias de nuestra Iglesia local desde algunos años. Quisiera augurar para esta parroquia de la Natividad, hoy, en la toma de posesión de su nuevo Pastor, la realización de la riqueza que nos ofrece nuestro «Plan Pastoral», el cual, en el capítulo I («EL CAMINO PASTORAL RECORRIDO NOS ORIENTA, Y NOS ALLANA EL CAMINO POR RECORRER»), en el n. 2, nos brinda «Orientaciones programáticas efectivamente realizadas y re-asumidas en este Plan Pastoral», entre las cuales las siguientes:

-La Misión como una necesidad permanente y una actitud necesaria para la evangelización de nuestra diócesis.
-El impulso de la Pastoral de Juventud y Pastoral Vocacional
-El apoyo a los Movimientos eclesiales en la diócesis y a su integración en la Pastoral orgánica.
Asimismo, en el capítulo I, n. 7, cuando se habla de la profundización en la dimensión evangelizadora de toda la Pastoral, nuestro Plan diocesano nos recuerda a todos que “(…) el Proyecto pastoral debe profundizarse aún más al considerar el aspecto evangelizador, el objetivo de lograr una DIÓCESIS MISIONERA”. También en ese sentido, el «camino recorrido», o la misma realidad eclesial vivida, tiene mucho para proponernos, también a nivel de la parroquia, con su centro, sus barrios, sus capillas, y también en la parroquia de San Juan de la Cruz e iglesia de Nuestra Señora de Itatí (con sus capillas, Nuestra Señora de Luján, San Cayetano, y otros centros pastorales).

En distintas ocasiones hemos reflexionado sobre la necesidad de la misión entendida en primer lugar dentro de la misma comunidad diocesana (de hecho en estos días más de 300 jóvenes están misionando en la jurisdicción de la iglesia catedral de Campana); ése es el sentido del llamado "estado de misión", como “gesto concreto de misión” pero también hemos de tener en cuenta la dimensión misionera de toda la pastoral en una parroquia, con todas sus consecuencias, la justicia, la caridad, la apertura de puertas que nos da la fe, en vistas a un orden justo en la sociedad, puesto que la promoción humana integral forma parte integrante de la Evangelización, tal como les decía un servidor en el Mensaje que les dirigí con motivo de la apertura del «Año Paulino Jubilar»:

“En este tiempo de gracia es ocasión propicia también para que reflexionemos en la relación esencial entre justicia y caridad, virtudes inseparables, tema al cual el Papa le ha dedicado una especial consideración en la segunda parte de su Encíclica «Deus Caritas est». No existe caridad sin justicia. Al mismo tiempo, el cristiano está llamado a buscar siempre la justicia, llevando dentro de sí el impulso superador que proviene del Amor, que supone la justicia y la trasciende. Reaprender a ser justos, a compartir, a crear condiciones de justicia y paz, implica abrir el corazón a Dios y a los hermanos. Que sea éste un tiempo en que podamos ver cómo la fe abre puertas extraordinarias al trabajo por un orden justo en la sociedad, a una «caridad social» rectamente entendida y aplicada, y en particular en lo referente a los fieles laicos, en la participación personal en la vida pública, cooperando con los demás ciudadanos"[3].

La Evangelización es la vocación más profunda de la Iglesia, la evangelización con la Palabra, con los sacramentos (momentos privilegiados de evangelización), la catequesis, y, como he dicho, la promoción humana integral.
Para lograrlo, con la Gracia del Señor, querido cura párroco que hoy asumes tu misión, queridos religiosos, religiosas, queridos laicos, ayúdense mutuamente, vivan en fecunda comunión, en la CONCORDIA, que es la condición fundamental para que florezca la evangelización, y no en la discordia, la cual, como su nombre lo indica (dis-cordia) es desunión de corazones, tantas veces producida por la envidia, los celos, el orgullo (incluso con solapadas formas) y toda clase de maldad.

La con-cordia, la unión de los corazones, Don magnífico de Dios que manifiesta la salud de una comunidad, es lo que nos hace fuertes en Cristo para asumir una misión. Así como este templo, que ha sido declarado co-catedral por S.S. Benedicto XVI (en 2008) se encuentra en plena restauración, también nostros prosigamos el trabajo de restaurar, en el Amor de Cristo, nuestra iglesia particular, nuestras familias, nuestra vida entera, para que en Él tengamos vida, caridad verdadera (también social) y que la Paz de Cristo con nosotros esté, como cuando los Apóstoles perseveraban en la oración con María, la Madre de Jesús. Puesto que hemos recibido su Santo Espíritu, conservémoslo en la unidad y llevémoslo a un mundo que nos rodea, muy necesitado de Él.

Así sea.


[1] Cf CONC. ECUM. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium, 8.
[2] Cf. BENEDICTO XVI, Enc. Spe Salvi, 2.
[3]Obispado de Zárate-Campana, “Carta pastoral del Obispo con motivo del Año Paulino".