sábado, 4 de julio de 2015

Colecta por las Obras de caridad del Papa.

Recordémoslo, alentémoslo y promovámoslo, en todas las parroquias, centros pastorales y misionales, asociaciones de fieles, congregaciones religiosas y en todos los ámbitos de nuestra iglesia diocesana.

"¿Quién es el único insustituible en la Iglesia? El Espíritu Santo", el Papa con los Carismáticos

Tomado de: http://www.news.va/


2015-07-04 Radio Vaticana
(RV).- “El único insustituible en la Iglesia es el Espíritu Santo, y Jesús es el único Señor”, fueron palabras de Papa Francisco ante los miles de fieles que participaron en la apertura del Congreso Nacional de la Renovación en el Espíritu Santo, el primer viernes de julio en la plaza de San Pedro. Una emocionante tarde amenizada con un concierto ecuménico, en la que el Papa trató varios temas durante un discurso totalmente improvisado, y que hizo que la plaza entera siguiera con atención sus palabras a pesar del calor intenso, mezclado también con lluvia intensa, típica del verano romano.

El Papa reflexionó sobre las tentaciones de los líderes, la sensación de creerse indispensable, sea cual sea su cargo: “Existe queridos hermanos una tentación de los líderes -yo repito, prefiero el término servidores, que sirven- y esta tentación para los servidores viene del demonio, pero la tentación de creerse indispensable, sea cual sea la tarea. El demonio les lleva a querer ser aquellos que mandan, aquellos que están en el centro de todo, y así paso a paso caen en el autoritarismo, en el personalismo y no dejan vivir a las comunidades renovadas en el Espíritu. Esta tentación hace que sea eterna la posición a la que ellos se consideran insustituibles, posición que siempre tiene alguna u otra forma de poder o de estar sobre los otros. Tengamos esto claro: el único insustituible en la Iglesia es Espíritu Santo, y Jesús es el único Señor. Les pregunto ¿quién es el único insustituible en la Iglesia?, ¡El Espíritu Santo!, ¿Quién es el único Señor? ¡Jesús!. Pero digamos que el Señor Jesús es el Señor, alabemos a Jesús, ¡fuerte! ¡Jesús es el Señor! No hay otros, ¿eh?”.

Y continuó hablando de la tentación de pasar de servidor a amo y del hecho de apoderarse de una comunidad o un grupo, llegando así a la vanidad: “’Aprendan de mí que soy manso y humilde’, dice Jesús. Esta tentación es el diablo, ¿eh?, te hace pasar de servidor a amo, tú te adueñas de esa comunidad de ese grupo, ese tentación te hacen resbalar en la vanidad”.

Entre clamorosos aplausos, el Obispo de Roma reconoció el significado tan importante que tiene el servicio de ayudar al pueblo de Dios, al encuentro personal con Jesucristo. “Han vivido esta experiencia, compártanla en el Iglesia. Y éste es el servicio más importante, más importante que se pueda dar a todos en la Iglesia, ayudar al pueblo de Dios al encuentro personal con Jesucristo, que nos transforma en hombres y mujeres nuevos, en pequeños grupos, humildes pero eficaces porque es el Espíritu que trabaja. No miren tanto en hacer grandes reuniones que muchas veces terminan ahí, pero sí a las relaciones artesanales derivadas del testimonio, en familia, en el trabajo, en la vida social, en las parroquias, en los grupos de oración, ¡Con todos!”

Y así continuó invitándoles a crear lazos de confianza con los obispos, quienes tienen la responsabilidad pastoral de guiar el Cuerpo de Cristo. “Y aquí les pido que tomen la iniciativa para crear lazos de confianza y de cooperación con los obispos, que tienen la responsabilidad pastoral de guiar el cuerpo de Cristo y también la Renovación Carismática. Comiencen a tomar las iniciativas necesarias para que todas las realidades carismáticas italianas nacidas de la corriente de gracia, puedan vincularse con estos lazos de confianza y de cooperación directamente con sus obispos allí donde estén. Hay otro signo fuerte en el Espíritu de Renovación Carismática: la búsqueda de la unidad el cuerpo de Cristo. Ustedes carismáticos tienen una gracia especial para rezar y trabajar por la unidad de los cristianos, porque la corriente de gracia atraviesa todas las iglesias cristianas, la unidad e los cristianos es obra del Espíritu Santo y tenemos que rezar juntos.

(MZ-RV)

Evangelio del Sábado 4 de Julio

Sábado de la decimotercera semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 9,14-17.

Se acercaron a Jesús los discípulos de Juan y le dijeron: "¿Por qué tus discípulos no ayunan, como lo hacemos nosotros y los fariseos?".
Jesús les respondió: "¿Acaso los amigos del esposo pueden estar tristes mientras el esposo está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán.
Nadie usa un pedazo de género nuevo para remendar un vestido viejo, porque el pedazo añadido tira del vestido y la rotura se hace más grande.
Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque los odres revientan, el vino se derrama y los odres se pierden. ¡No, el vino nuevo se pone en odres nuevos, y así ambos se conservan!". 

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús. 

viernes, 3 de julio de 2015

3 de julio: Santo Tomás


-.- SANTO TOMAS APOSTOL – 3 de Julio -.-

Fiesta de santo Tomás, apóstol, quien, al anunciarle los otros discípulos que Jesús había resucitado, no lo creyó, pero cuando Jesús le mostró su costado traspasado por la lanza y le dijo que pusiera su mano en él, exclamó: «Señor mío y Dios mío». Y con esta fe que experimentó es tradición que llevó la palabra del Evangelio a los pueblos de la India.
Santo Tomás era judío. Probablemente había nacido en Galilea, en el seno de una familia modesta; pero no se dice de él que haya sido pescador, e ignoramos las circunstancias en las que el Señor le llamó al apostolado. Tomás es un nombre sirio, que significa «gemelo». «Dídimo», como se llamaba también al apóstol, es la traducción griega. Cuando el Señor se dirigía a los alrededores de Jerusalén a resucitar a Lázaro, los demás discípulos trataron de disuadirle, diciendo: «Maestro, hace poco los judíos querían apedrearte. ¿Cómo, pues, vuelves allá?» Pero Santo Tomás les dijo: «Vayamos y muramos con Él», lo cual prueba el ardiente amor que profesaba a Jesús. El Señor dijo en la última cena: «Vosotros sabéis a dónde voy y conocéis el camino». Tomás preguntó: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos conocer el camino?» Entonces, el Señor le respondió estas palabras que resumen toda la vida cristiana: «Yo soy el camino, la verdad y la vida, y ninguno va al Padre sino por mí». Pero Santo Tomás es sobre todo famoso por su incredulidad después de la muerte del Señor. Jesús se apareció a los discípulos el día de la resurrección para convencerlos de que había resucitado realmente. Tomás, que estaba ausente, se negó a creer en la resurrección de Jesús: «Si no veo en sus manos la huella de los clavos y pongo el dedo en los agujeros de los clavos y si no meto la mano en su costado, no creeré». Ocho días más tarde, hallándose los discípulos juntos y a puerta cerrada, Cristo apareció súbitamente en medio de ellos y los saludó: «La paz sea con vosotros». En seguida se volvió a Tomás y le dijo: «Pon aquí tu dedo y mira mis manos: dame tu mano y ponía en mi costado. Y no seas incrédulo sino creyente». Tomás cayó de rodillas y exclamó: «¡Señor mío y Dios mío!» Jesús replicó: «Has creído, Tomás, porque me has visto. Bienaventurados quienes han creído sin haber visto.»
A esto se reduce todo lo que el Nuevo Testamento dice sobre Tomás. Sin embargo, como sucede en el caso de los demás apóstoles, existen diversas tradiciones muy poco fidedignas acerca de las actividades apostólicas de Tomás después de la venida del Espíritu Santo. Eusebio (Hist. Ecl. II,13) afirma que Tomás envió a san Tadeo (no confundir con Juas Tadeo) a Edesa a bautizar al rey Abgar, y dice que el apóstol trabajó entre los partos y «los medas, persas, carmanios, hircanios, bactrianos y otros pueblos de esa región». Pero la tradición más persistente es la que afirma que santo Tomás predicó el Evangelio en la India. Dicha tradición se apoya en fuentes aparentemente independientes. La principal de ellas es un documento titulado «Acta Thomae» (Actas de Tomás), que data, según parece, de principios del siglo III, y dice que cuando los Apóstoles se repartieron en Jerusalén el mundo para ir a predicar, la India tocó en suerte a Judas Tomás (como se le llama frecuentemente en las leyendas sirias). Tomás, que no quería ir allá, alegó que su salud no era muy robusta y que un hebreo no podía enseñar a los indios. Ni siquiera una aparición del Señor logró hacer cambiar de parecer a Tomás.
Entonces, el Señor se apareció a un mercader llamado Aban, embajador del rey parto Gundafor, quien reinaba en una parte de la India. Cristo vendió a Tomás como esclavo al representante de Gundafor. Cuando Tomás comprendió lo que había sucedido, exclamó: «Hágase, Señor, tu voluntad» y se embarcó con Aban, llevando únicamente consigo las veinte monedas de plata por las que había sido vendido, pues Cristo se las había dado. En el curso del viaje, se detuvieron en un puerto en el que se celebraba el matrimonio de la hija del gobernador local. Oyendo tocar la flauta a una joven hebrea, Tomás se sintió movido a cantar la belleza de la Iglesia, representándola bajo la metáfora de una novia. Pero, como cantaba en su lengua propia, sólo la flautista hebrea le entendió. La joven se enamoró de él; pero Tomás no levantó los ojos del suelo para mirarla. Esa misma noche, Jesucristo, tomando la apariencia de Tomás, se apareció a la pareja que había contraído matrimonio y persuadió a ambos cónyuges de que observasen continencia perfecta. Cuando el gobernador se enteró de ello, se indignó mucho y mandó llamar al forastero; pero Aban y Tomás habían partido ya, y sólo quedaba la joven flautista, que estaba llorando amargamente porque no la habían llevado consigo. Cuando la flautista supo lo que había sucedido a la pareja que había contraído matrimonio, se enjugó las lágrimas y se puso a su servicio. Entre tanto, Aban y Tomás proseguían su viaje y llegaron a la corte de Gundafor en la India. Cuando el rey preguntó al Apóstol cuál era su oficio, éste respondió: «Soy carpintero y albañil. Sé hacer yugos y arados y remos y mástiles; sé también trabajar la piedra y construir tumbas y monumentos y palacios para los reyes». Gundafor le encargó que le construyese un palacio. Tomás trazó los planos: «Las puertas daban al oriente para recibir la luz; las ventanas hacia el occidente para recibir el aire; al sur estaba el horno de la panadería, y en la parte norte había caños de agua para el servicio de la casa». Gundafor partió de viaje. Durante su ausencia, Tomás no trabajó en la construcción, y gastó todo el dinero que el rey le había dado en socorrer a los pobres, diciendo: «Lo que es del rey hay que darlo a los reyes». El Apóstol recorrió el reino, predicando y curando y arrojando a los malos espíritus. A su vuelta, el rey le pidió que le mostrase el palacio. Tomás replicó: «No podrás verlo sino hasta que salgas de este mundo». Entonces el rey le encarceló y decidió despellejarle vivo. Pero precisamente entonces, murió un hermano de Gundafor. Los ángeles le mostraron en el cielo el palacio que las buenas obras de Tomás habían construido para Gundafor, y le permitieron volver a la tierra y comprar el palacio a su hermano. Pero Gundafor no quiso vendérselo. En seguida, lleno de admiración, puso en libertad a Tomás, y recibió el bautismo con su hermano y muchos de sus subditos. «Y al amanecer, (Tomás) partió el pan eucarístico y les permitió acercarse a la mesa del Mesías. Ellos se alegraron y regocijaron mucho».
Después, santo Tomás predicó e hizo muchos milagros en la India, hasta que tuvo dificultades con el rey Mazdai por haber convertido («embrujado») a su esposa, a su hijo y a otros personajes. Tomás fue conducido a la cumbre de una colina; siguiendo las órdenes del rey, «los soldados fueron y le golpearon, y él cayó y murió». Fue sepultado en un sepulcro real; pero más tarde algunos cristianos trasladaron sus reliquias al Occidente. Actualmente, la mayoría de los historiadores afirman que la leyenda que acabamos de resumir carece de fundamento histórico. Sin embargo, está fuera de duda que, hacia el año 46 de nuestra era, había un rey llamado Gondofernes o Gudufar, cuyos dominios incluían el territorio de Peshawar. Y no han faltado quienes hayan tratado de identificar al rey Mazdai (cuyo nombre es de origen indio) con el rey Vasudeva de Matura. Desgraciadamente, las leyendas relacionadas con santo Tomás no se reducen a esto, ya que en el otro extremo de la India, en el territorio que va de Punjab a lo largo de la costa malabar, particularmente en las regiones de Cochín y Travancore, hay muchos pueblos cristianos que se dan a sí mismos el nombre de «cristianos de santo Tomás». Su historia es perfectamente conocida desde el siglo XVI; pero, a pesar de que abundan las teorías sobre sus orígenes, no se ha logrado todavía dilucidar el punto. Está fuera de duda que desde muy antiguo hubo cristianos en esa región. Por otra parte, las formas y el idioma de la liturgia, que es el sirio, indican claramente que el cristianismo de la región proviene de Mesopotamia y de Persia.* Los cristianos pretenden, según lo indica el nombre que se dan, que santo Tomás evangelizó personalmente la región. Una tradición oral muy antigua afirma que el Apóstol desembarcó en Cranganore, en la costa occidental, y que estableció siete iglesias en Malabar. En seguida, se dirigió hacia el este, a la costa de Coromandel, donde murió por la espada. El martirio tuvo lugar en la «Colina Grande», a unos doce kilómetros de Madras. Santo Tomás fue sepultado en Mylapore, que es actualmente un suburbio de la ciudad del mismo nombre. Como quiera que sea, las principales reliquias estaban en Edesa, en el siglo IV. Las Acta Thomae cuentan que fueron trasladadas de la India a Mesopotomia. Más tarde, fueron transladadas de Edesa a la isla de Kíos en el Mar Egeo, y de ahí a Ortona de los Abruzos, donde reposan en la actualidad. La fecha del 3 de julio es precisamente la de la traslación de las reliquias a Edesa, aunque en el rito malabar se afirma que el martirio tuvo lugar el 3 de julio «del año 72».
El martirologio actual confina todas estas leyendas en torno a la evangelización de la India al papel de imprecisas tradiciones, que sin embargo conviene al menos conocer, ya que gran parte de la iconografía sobre el santo está ligada a ellas. En la actualidad no está catalogado como mártir.
Aunque se ha exagerado el gnosticismo de las Acta Thomae (cf. Harnack, Die Chronologie der altchristlichen Litteratur, vol. I, pp. 545-549), no por ello se puede negar que exista realmente. El P. Peeters insiste con razón en que todos los maestros ortodoxos de los primeros siglos debieron caer en la cuenta de que las actas eran apócrifas, como lo hacen notar San Epifanio, San Agustín, Santo Toribio de Astorga, San Inocencio I y el Decreto del Pseudo-Gelasio. El autor de las actas, que era probablemente un sirio-griego, pudo fácilmente tomar de los relatos de los viajeros y mercaderes el nombre de Gondofernes y otros datos de color local, de suerte que no puede considerárselos como una prueba del fundamento histórico de la leyenda. No debe confundirse las Acta Thomae que se mencionan en este escrito, con el papiro de Nag Hammadi llamado «Evangelio según Tomás», un escrito gnóstico del siglo II que se conocía por referencias antiguas, pero cuyo texto se encontró en 1945.


Evangelio del Viernes 3 de Julio

Fiesta de santo Tomás, apóstol

Evangelio según San Juan 20,24-29.


Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús.
Los otros discípulos le dijeron: "¡Hemos visto al Señor!". El les respondió: "Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré".
Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: "¡La paz esté con ustedes!".
Luego dijo a Tomás: "Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe".
Tomas respondió: "¡Señor mío y Dios mío!".
Jesús le dijo: "Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!". 

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús. 

jueves, 2 de julio de 2015

Evangelio del Jueves 2 de Julio

Jueves de la decimotercera semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 9,1-8.

Jesús subió a la barca, atravesó el lago y regresó a su ciudad.
Entonces le presentaron a un paralítico tendido en una camilla. Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: "Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados".
Algunos escribas pensaron: "Este hombre blasfema".
Jesús, leyendo sus pensamientos, les dijo: "¿Por qué piensan mal?
¿Qué es más fácil decir: 'Tus pecados te son perdonados', o 'Levántate y camina'?
Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados -dijo al paralítico- levántate, toma tu camilla y vete a tu casa".
El se levantó y se fue a su casa.
Al ver esto, la multitud quedó atemorizada y glorificaba a Dios por haber dado semejante poder a los hombres.

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús.

miércoles, 1 de julio de 2015

Evangelio del Miércoles 1 de Julio

Miércoles de la decimotercera semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 8,28-34.

Cuando Jesús llegó a la otra orilla, a la región de los gadarenos, fueron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros. Eran tan feroces, que nadie podía pasar por ese camino.
Y comenzaron a gritar: "¿Que quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?"
A cierta distancia había una gran piara de cerdos paciendo.
Los demonios suplicaron a Jesús: "Si vas a expulsarnos, envíanos a esa piara".
El les dijo: "Vayan". Ellos salieron y entraron en los cerdos: estos se precipitaron al mar desde lo alto del acantilado, y se ahogaron.
Los cuidadores huyeron y fueron a la ciudad para llevar la noticia de todo lo que había sucedido con los endemoniados.
Toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verlo, le rogaron que se fuera de su territorio.

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús. 

martes, 30 de junio de 2015

Fiestas Patronales: Seminario San Pedro y San Pablo

De: http://obispadodezaratecampana.org/

Noticias diocesanas

Domingo 28 de junio: Fiesta Patronal del Seminario Diocesano
En la tarde del domingo 28 de junio, se celebró la santa Misa – la cual presidió nuestro Obispo Oscar – con motivo de las Fiestas Patronales del Seminario Diocesano San Pedro y San Pablo .
Pese a las intensas lluvias que persistieron a lo largo de toda la jornada, numerosos fieles se acercaron para compartir esta celebración, en la capilla del seminario situado en el partido de Campana.
Participaron miembros de la comunidad del seminario: formadores, asesores, seminaristas – que se están preparando para ser sacerdotes- , familiares y amigos.
Con posterioridad a la liturgia, los presentes disfrutaron de una rica merienda.
Cabe recordar que el 29 de junio, es la solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, y que el seminario de nuestra diócesis debe su nombre a estos dos pilares de nuestra iglesia.
En este enlace – correspondiente a la fan page del Obispado de Zárate-Campana-  puede verse el álbum completo con las fotos de la celebración, dado que esta publicación compartimos solo alguna de ellas :

misa
misag
misaf
misae
misad
misac
misab
misay
misax
misatt
misat

AUDIOS:  MONSEÑOR SARLINGA Y EL PADRE HUGO LOVATTO
En este link pueden escuchar la homilía de nuestro Obispo Oscar durante la celebración litúrgica:

oscar

En este link pueden escuchar las palabras del Rector del Seminario, el padre Hugo Lovatto al finalizar la Santa Misa:

hugo

PERFIL DE FACEBOOK DEL SEMINARIO:

Evangelio del Martes 30 de Junio

Martes de la decimotercera semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 8,23-27.

Jesús subió a la barca y sus discípulos lo siguieron.
De pronto se desató en el mar una tormenta tan grande, que las olas cubrían la barca. Mientras tanto, Jesús dormía.
Acercándose a él, sus discípulos lo despertaron, diciéndole: "¡Sálvanos, Señor, nos hundimos!".
El les respondió: "¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?". Y levantándose, increpó al viento y al mar, y sobrevino una gran calma.
Los hombres se decían entonces, llenos de admiración: "¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?".

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús. 

lunes, 29 de junio de 2015

29 de junio: dia de San Pedro y San Pablo.

Día 29 de junio : La Iglesia celebra el Día del Papa.

Evangelio del Lunes 29 de Junio

Solemnidad de San Pedro y San Pablo, apóstoles

Evangelio según San Mateo 16,13-19.


Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?".
Ellos le respondieron: "Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas".
"Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?".
Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo".
Y Jesús le dijo: "Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.
Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.
Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo". 

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús. 

domingo, 28 de junio de 2015

Patronales del Seminario: San Pedro y San Pablo.

De: https://www.facebook.com/Obispado Zarate Campana.

En la tarde del domingo 28 de junio, se celebró la santa Misa - la cual presidió nuestro Obispo Oscar - con motivo de las Fiestas Patronales del Seminario Diocesano San Pedro y San Pablo.
Pese a las intensas lluvias que persistieron a lo largo de toda la jornada, numerosos fieles se acercaron para compartir esta celebración, en la capilla del seminario situado en el partido de Campana.
Participaron miembros de la comunidad del seminario: formadores, seminaristas, familiares y amigos.
Con posterioridad a la liturgia, los presentes disfrutaron de una rica merienda.
Cabe recordar que el 29 de junio, es la solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, y que el seminario debe su nombre a estos dos pilares de nuestra iglesia.

“La fe es tocar a Jesús y tomar de Él la gracia que salva”, dijo el Papa en el Ángelus

 
2015-06-28 Radio Vaticana
(RV).- Como todos los domingos el Papa Francisco se asomó a la ventana del Palacio Apostólico para rezar junto a los miles de fieles y peregrinos provenientes de Roma y de diversos países del mundo la oración mariana del Ángelus dominical.

En su meditación sobre el Evangelio del día, que presenta la súplica a Jesús por parte de uno de los jefes de la sinagoga para que imponga las manos a su hija de doce años que está muriendo, y mismo episodio en el que el evangelista Juan narra acerca de la mujer que sufría pérdidas de sangre y que sigue a Jesús en medio de la multitud para tocar su manto y ser salvada, el Pontífice evidencia que ambos episodios, que concluyen con la sanación de la mujer enferma y con la resurrección de la niña, tienen un único centro que es la fe.

El Papa subrayó en su reflexión que “todo el Evangelio está escrito en la luz de esta fe”, en la de “Jesucristo que ha resucitado y vencido la muerte”, y por cuya victoria “también nosotros resucitaremos”; y asimismo advirtió que la fe, “que en los primeros cristianos era segura”, puede “apañarse y hacerse incierta” hasta el punto “que algunos confundan la resurrección con la reencarnación”.

Así el Pastor de la Iglesia Universal, indica que precisamente “la Palabra de Dios de este domingo nos invita a vivir en la certeza de la resurrección”.

“Jesús es el Señor, tiene poder sobre el mal y sobre la muerte, y quiere llevarnos a la casa del Padre, en donde reina la vida”.

“Quien cree en Cristo, debe reconocerse” dijo también el Obispo de Roma, “porque promueve la vida en toda situación, para hacer experimentar a todos, especialmente a los más débiles el amor de Dios que libera y salva”, y exhortó a pedir al Señor por intercesión de la Virgen María, “el don de una fe fuerte y valerosa, que nos empuje a ser difusores de esperanza y de vida entre nuestros hermanos”.

(GM – RV)

Texto completo de la meditación del Papa antes de la oración del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El Evangelio de hoy presenta el relato de la resurrección de una niña de doce años, hija de uno de los jefes de la sinagoga, el cual se arroja a los pies de Jesús y le suplica: “Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se cure y viva” (Mc 5, 23). En esta oración sentimos la preocupación de todo padre por la vida y por el bien de sus hijos. Pero sentimos también la gran fe que aquel hombre tiene en Jesús. Y cuando llega la noticia que la niña ha muerto, Jesús le dice: “No temas, basta que creas” (v. 36). ¡Da coraje esta palabra de Jesús! Y también la dice a nosotros tantas veces: “No temas, solamente ten fe”. Una vez entrado en la casa, el Señor hizo salir a toda la gente que llora y grita y se dirige a la niña muerta, diciendo: “¡Niña, yo te lo ordeno, levántate!” (v. 41). E inmediatamente la niña se levantó y comenzó a caminar. Aquí se ve el poder absoluto de Jesús sobre la muerte, que para Él es como un sueño del cual nos puede despertar. ¡Jesús ha vencido la muerte, y tiene también poder sobre la muerte física!

Al interno de este relato, el Evangelista introduce otro episodio: la curación de una mujer que desde hacía doce años sufría de pérdidas de sangre. A causa de esta enfermedad que según la cultura del tiempo la hacía “impura”, ella debía evitar todo contacto humano: pobrecita, estaba condenada a una muerte civil. Esta mujer anónima, en medio a la multitud que sigue a Jesús, dijo a sí misma: “Con sólo tocar su manto quedaré curada” (v. 28). Y así sucedió: la necesidad de ser liberada la empujó a probar y la fe “arranca”, por así decir, al Señor la curación. Quién cree “toca” a Jesús y toma de Él la gracia que salva. La fe es esto: tocar a Jesús y tomar de Él la gracia que salva. Nos salva, nos salva la vida espiritual, nos salva de tantos problemas. Jesús se da cuenta y en medio a la gente, busca el rostro de aquella mujer. Ella se adelanta temblorosa y Él le dice: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda curada de tu enfermedad” (v. 34). Es la voz del Padre celestial que habla en Jesús: “¡Hija, no estás condenada, no estás excluida, eres mi hija!” Y cada vez que Jesús se acerca a nosotros, cuando nosotros vamos hacia Él con la fe, escuchamos esto del Padre: “Hijo, tú eres mi hijo, tú eres mi hija, tú te has curado, tú estás curada. Yo perdono a todos y todo. Yo curo todo y a todos”.

Estos dos episodios – una curación y una resurrección – tienen un único centro: la fe. El mensaje es claro, y se puede resumir en una pregunta: ¿creemos que Jesús – una pregunta que nos hacemos nosotros - nos puede curar y nos puede despertar de la muerte? Todo el Evangelio está escrito en la luz de esta fe: Jesús ha resucitado, ha vencido la muerte, y por esta victoria suya también nosotros resucitaremos. Esta fe, que para los primeros cristianos era segura, puede empañarse y hacerse incierta, al punto que algunos confunden resurrección con reencarnación. Pero la Palabra de Dios de este domingo nos invita a vivir en la certeza de la resurrección: Jesús es el Señor, Jesús tiene poder sobre el mal y sobre la muerte, y quiere llevarnos a la casa del Padre, en donde reina la vida. Y allí nos encontraremos todos, todos los que estamos en la plaza hoy, nos encontraremos en la casa del Padre, en la vida que Jesús nos dará.

La Resurrección de Cristo actúa en la historia como principio de renovación y de esperanza. Cualquier persona que está desesperada y cansada hasta la muerte, si se confía en Jesús y en su amor puede recomenzar a vivir. También recomenzar una nueva vida, cambiar vida es un modo de resurgir, de resucitar. La fe es una fuerza de vida, da plenitud a nuestra humanidad; y quien cree en Cristo se debe reconocer porque promueve la vida en toda situación, para hacer experimentar a todos, especialmente a los más débiles, el amor de Dios que libera y salva.

Pidamos al Señor, por intercesión de la Virgen María, el don de una fe fuerte y valerosa, que nos empuje a ser difusores de esperanza y de vida entre nuestros hermanos.

(Traducción del italiano: María Cecilia Mutual – RV)

Saludos del Papa después de la oración mariana

Queridos hermanos y hermanas,

Dirijo mi saludo a todos ustedes, romanos y peregrinos.

Saludo en particular a los participantes en la marcha “Una tierra, una familia humana”. Animo la colaboración entre personas y asociaciones de diferentes religiones para la promoción de una ecología integral. Agradezco a FOCSIV, OurVoices y a los demás organizadores y les deseo un buen trabajo a los jóvenes de los diversos países que en estos días se confrontan sobre el cuidado de la casa común.

¡Veo muchas banderas bolivianas! Saludo cordialmente al grupo de bolivianos residentes en Italia, que han traído hasta aquí algunas de las imágenes de la Virgen más representativas de su país. La Virgen de Urcupiña, la Virgen de Copacabana y tantas otras. La semana que viene estaré en vuestra Patria. Que nuestra Madre del cielo los proteja. Un saludo también para el grupo de jóvenes de Ibiza que se preparan para recibir la Confirmación. Se lo ruego, recen por mí.

Saludo a las Guías, es decir, a las mujeres scout. Son muy buenas estas mujeres, muy buenas, y hacen mucho bien. Son las mujeres scout que pertenecen a la Conferencia Internacional Católica y les renuevo mi aliento. ¡Muchas gracias a ustedes!

Saludo a los fieles de Novoli, la coral polifónica de Augusta, a los chicos de algunas parroquias de la diócesis de Padua que recibieron la Confirmación, a los “Abuelos de Sydney”, asociación de ancianos emigrados en Australia que han venido aquí con sus nietos; a los niños de Chernobyl y las familias de Este y Ospedaletto que los alojan; a los ciclistas y motociclistas provenientes de Cardito y a los aficionados a los coches de época.

A todos les deseo un buen domingo y un buen almuerzo. Y por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias.


(Traducción del italiano: Griselda Mutual - RV)

SS Francisco el domingo 28 de junio

De: http://obispadodezaratecampana.org/

El Papa Francisco

Como todos los domingos el Papa Francisco se asomó a la ventana del Palacio Apostólico para rezar junto a los miles de fieles y peregrinos provenientes de Roma y de diversos países del mundo la oración mariana del Ángelus dominical.

En su meditación sobre el Evangelio del día, que presenta la súplica a Jesús por parte de uno de los jefes de la sinagoga para que imponga las manos a su hija de doce años que está muriendo, y mismo episodio en el que el evangelista Juan narra acerca de la mujer que sufría pérdidas de sangre y que sigue a Jesús en medio de la multitud para tocar su manto y ser salvada, el Pontífice evidencia que ambos episodios, que concluyen con la sanación de la mujer enferma y con la resurrección de la niña, tienen un único centro que es la fe.

El Papa subrayó en su reflexión que “todo el Evangelio está escrito en la luz de esta fe”, en la de “Jesucristo que ha resucitado y vencido la muerte”, y por cuya victoria “también nosotros resucitaremos”; y asimismo advirtió que la fe, “que en los primeros cristianos era segura”, puede “apañarse y hacerse incierta” hasta el punto “que algunos confundan la resurrección con la reencarnación”.

Así el Pastor de la Iglesia Universal, indica que precisamente “la Palabra de Dios de este domingo nos invita a vivir en la certeza de la resurrección”.

“Jesús es el Señor, tiene poder sobre el mal y sobre la muerte, y quiere llevarnos a la casa del Padre, en donde reina la vida”.

“Quien cree en Cristo, debe reconocerse” dijo también el Obispo de Roma, “porque promueve la vida en toda situación, para hacer experimentar a todos, especialmente a los más débiles el amor de Dios que libera y salva”, y exhortó a pedir al Señor por intercesión de la Virgen María, “el don de una fe fuerte y valerosa, que nos empuje a ser difusores de esperanza y de vida entre nuestros hermanos”.

Texto completo de la meditación del Papa antes de la oración del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El Evangelio de hoy presenta el relato de la resurrección de una niña de doce años, hija de uno de los jefes de la sinagoga, el cual se arroja a los pies de Jesús y le suplica: “Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se cure y viva” (Mc 5, 23). En esta oración sentimos la preocupación de todo padre por la vida y por el bien de sus hijos. Pero sentimos también la gran fe que aquel hombre tiene en Jesús. Y cuando llega la noticia que la niña ha muerto, Jesús le dice: “No temas, basta que creas” (v. 36). ¡Da coraje esta palabra de Jesús! Y también la dice a nosotros tantas veces: “No temas, solamente ten fe”. Una vez entrado en la casa, el Señor hizo salir a toda la gente que llora y grita y se dirige a la niña muerta, diciendo: “¡Niña, yo te lo ordeno, levántate!” (v. 41). E inmediatamente la niña se levantó y comenzó a caminar. Aquí se ve el poder absoluto de Jesús sobre la muerte, que para Él es como un sueño del cual nos puede despertar. ¡Jesús ha vencido la muerte, y tiene también poder sobre la muerte física!

Al interno de este relato, el Evangelista introduce otro episodio: la curación de una mujer que desde hacía doce años sufría de pérdidas de sangre. A causa de esta enfermedad que según la cultura del tiempo la hacía “impura”, ella debía evitar todo contacto humano: pobrecita, estaba condenada a una muerte civil. Esta mujer anónima, en medio a la multitud que sigue a Jesús, dijo a sí misma: “Con sólo tocar su manto quedaré curada” (v. 28). Y así sucedió: la necesidad de ser liberada la empujó a probar y la fe “arranca”, por así decir, al Señor la curación. Quién cree “toca” a Jesús y toma de Él la gracia que salva. La fe es esto: tocar a Jesús y tomar de Él la gracia que salva. Nos salva, nos salva la vida espiritual, nos salva de tantos problemas. Jesús se da cuenta y en medio a la gente, busca el rostro de aquella mujer. Ella se adelanta temblorosa y Él le dice: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda curada de tu enfermedad” (v. 34). Es la voz del Padre celestial que habla en Jesús: “¡Hija, no estás condenada, no estás excluida, eres mi hija!” Y cada vez que Jesús se acerca a nosotros, cuando nosotros vamos hacia Él con la fe, escuchamos esto del Padre: “Hijo, tú eres mi hijo, tú eres mi hija, tú te has curado, tú estás curada. Yo perdono a todos y todo. Yo curo todo y a todos”.

Estos dos episodios – una curación y una resurrección – tienen un único centro: la fe. El mensaje es claro, y se puede resumir en una pregunta: ¿creemos que Jesús – una pregunta que nos hacemos nosotros – nos puede curar y nos puede despertar de la muerte? Todo el Evangelio está escrito en la luz de esta fe: Jesús ha resucitado, ha vencido la muerte, y por esta victoria suya también nosotros resucitaremos. Esta fe, que para los primeros cristianos era segura, puede empañarse y hacerse incierta, al punto que algunos confunden resurrección con reencarnación. Pero la Palabra de Dios de este domingo nos invita a vivir en la certeza de la resurrección: Jesús es el Señor, Jesús tiene poder sobre el mal y sobre la muerte, y quiere llevarnos a la casa del Padre, en donde reina la vida. Y allí nos encontraremos todos, todos los que estamos en la plaza hoy, nos encontraremos en la casa del Padre, en la vida que Jesús nos dará.

La Resurrección de Cristo actúa en la historia como principio de renovación y de esperanza. Cualquier persona que está desesperada y cansada hasta la muerte, si se confía en Jesús y en su amor puede recomenzar a vivir. También recomenzar una nueva vida, cambiar vida es un modo de resurgir, de resucitar. La fe es una fuerza de vida, da plenitud a nuestra humanidad; y quien cree en Cristo se debe reconocer porque promueve la vida en toda situación, para hacer experimentar a todos, especialmente a los más débiles, el amor de Dios que libera y salva.

Pidamos al Señor, por intercesión de la Virgen María, el don de una fe fuerte y valerosa, que nos empuje a ser difusores de esperanza y de vida entre nuestros hermanos.

Saludos del Papa después de la oración mariana

Queridos hermanos y hermanas,

Dirijo mi saludo a todos ustedes, romanos y peregrinos.

Saludo en particular a los participantes en la marcha “Una tierra, una familia humana”. Animo la colaboración entre personas y asociaciones de diferentes religiones para la promoción de una ecología integral. Agradezco a FOCSIV, OurVoices y a los demás organizadores y les deseo un buen trabajo a los jóvenes de los diversos países que en estos días se confrontan sobre el cuidado de la casa común.

¡Veo muchas banderas bolivianas! Saludo cordialmente al grupo de bolivianos residentes en Italia, que han traído hasta aquí algunas de las imágenes de la Virgen más representativas de su país. La Virgen de Urcupiña, la Virgen de Copacabana y tantas otras. La semana que viene estaré en vuestra Patria. Que nuestra Madre del cielo los proteja. Un saludo también para el grupo de jóvenes de Ibiza que se preparan para recibir la Confirmación. Se lo ruego, recen por mí.

Saludo a las Guías, es decir, a las mujeres scout. Son muy buenas estas mujeres, muy buenas, y hacen mucho bien. Son las mujeres scout que pertenecen a la Conferencia Internacional Católica y les renuevo mi aliento. ¡Muchas gracias a ustedes!

Saludo a los fieles de Novoli, la coral polifónica de Augusta, a los chicos de algunas parroquias de la diócesis de Padua que recibieron la Confirmación, a los “Abuelos de Sydney”, asociación de ancianos emigrados en Australia que han venido aquí con sus nietos; a los niños de Chernobyl y las familias de Este y Ospedaletto que los alojan; a los ciclistas y motociclistas provenientes de Cardito y a los aficionados a los coches de época.

A todos les deseo un buen domingo y un buen almuerzo. Y por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias.

Fuente: www.news.va

Evangelio del Domingo 28 de Junio

Décimotercer Domingo del tiempo ordinario

Evangelio según San Marcos 5,21-43.

Cuando Jesús regresó en la barca a la otra orilla, una gran multitud se reunió a su alrededor, y él se quedó junto al mar.
Entonces llegó uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verlo, se arrojó a sus pies,
rogándole con insistencia: "Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se cure y viva".
Jesús fue con él y lo seguía una gran multitud que lo apretaba por todos lados.
Se encontraba allí una mujer que desde hacía doce años padecía de hemorragias.
Había sufrido mucho en manos de numerosos médicos y gastado todos sus bienes sin resultado; al contrario, cada vez estaba peor.
Como había oído hablar de Jesús, se le acercó por detrás, entre la multitud, y tocó su manto,
porque pensaba: "Con sólo tocar su manto quedaré curada".
Inmediatamente cesó la hemorragia, y ella sintió en su cuerpo que estaba curada de su mal.
Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido de él, se dio vuelta y, dirigiéndose a la multitud, preguntó: "¿Quién tocó mi manto?".
Sus discípulos le dijeron: "¿Ves que la gente te aprieta por todas partes y preguntas quién te ha tocado?".
Pero él seguía mirando a su alrededor, para ver quién había sido.
Entonces la mujer, muy asustada y temblando, porque sabía bien lo que le había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies y le confesó toda la verdad.
Jesús le dijo: "Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda curada de tu enfermedad".
Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la sinagoga y le dijeron: "Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?".
Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la sinagoga: "No temas, basta que creas".
Y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago,
fue a casa del jefe de la sinagoga. Allí vio un gran alboroto, y gente que lloraba y gritaba.
Al entrar, les dijo: "¿Por qué se alborotan y lloran? La niña no está muerta, sino que duerme".
Y se burlaban de él. Pero Jesús hizo salir a todos, y tomando consigo al padre y a la madre de la niña, y a los que venían con él, entró donde ella estaba.
La tomó de la mano y le dijo: "Talitá kum", que significa: "¡Niña, yo te lo ordeno, levántate".
En seguida la niña, que ya tenía doce años, se levantó y comenzó a caminar. Ellos, entonces, se llenaron de asombro,
y él les mandó insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después dijo que le dieran de comer. 

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús. 

sábado, 27 de junio de 2015

Francisco crea la Secretaría para la Comunicación

De: http://obispadodezaratecampana.org/

El Papa Francisco

El Papa Francisco ha creado con un Motu Proprio un nuevo dicasterio de la Curia Romana: la Secretaría para la Comunicación, organismo en el cual – se afirma – “confluirán en los tiempos establecidos” el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Servicio Internet Vaticano, Radio Vaticana, el Centro Televisivo Vaticano, L’Osservatore Romano, la Tipografía Vaticana, el Servicio Fotográfico, la Librería Editora Vaticana. El Prefecto de la flamante Secretaría para la Comunicación será Mons. Dario Edoardo Viganò. El servicio es de nuestro colega Alessandro de Carolis.

“Saneamiento” y “reorganización” en el sentido de una integración de los medios de comunicación vaticanos, porque “el actual contexto comunicativo, caracterizado por la presencia y el desarrollo de los medios digitales, por los factores de la convergencia y de la interactividad, necesita una reflexión del sistema informativo de la Santa Sede”. Así comienza el Papa Francisco su Motu Proprio explicando las razones de la reforma del sector mediático.

Gestión unitaria

El Motu Proprio habla de un largo trabajo de proyecto y reforma iniciado un año atrás y finalizado por la Comisión para los Medios Vaticanos, instituida el pasado 30 de abril. La voluntad de Francisco es que tal reorganización “valorizando cuanto en la historia se ha desarrollado al interno de la estructura de la comunicación de la Sede Apostólica, proceda decididamente hacia una integración y gestión unitaria”. Con la nueva “Secretaría para la Comunicación”, concluye el Pontífice, “el sistema comunicativo de la Santa Sede responderá siempre mejor a las exigencias de la misión de la Iglesia”.

Los cargos

Para dirigir la nueva estructura, el Papa Francisco ha llamado a Mons. Dario Edoardo Viganò, Director del Centro Televisivo Vaticano, con quien cooperará Mons. Lucio Adrián Ruiz, Jefe de la oficina del Servicio Internet Vaticano. El Director General será Paolo Nusiner, Director General del diario “Avvenire”, Nueva Editorial Italiana y vice Director, Giacomo Ghisani, Responsable de Relaciones Internacionales y Asuntos Legales de Radio Vaticano y miembro del Consejo de Administración del Centro Televisivo Vaticano.

Una gradual integración

Entrando en detalles, el primero de los cuatro artículos del Motu Proprio establece que “en los tiempos establecidos” confluirán en la nueva Secretaría el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Servicio Internet Vaticano, Radio Vaticano, el Centro Televisivo Vaticano, L’Osservatore Romano, la Tipografía Vaticana, el Servicio Fotográfico, la Librería Editora Vaticana.

Con la entrada en vigor del Motu Proprio todos estos organismos deberán, afirma el art. 2, “proseguir en las propias actividades, ateniéndose a las indicaciones dadas por la Secretaría para la Comunicación”. El art. 3 afirma que el nuevo dicasterio, “de acuerdo con la Secretaría de Estado, asumirá el sitio web institucional de la Santa Sede “vatican.va” y el servicio Twitter del Sumo Pontífice “@pontifex”

El último artículo fija el 29 de junio de 2015 como fecha de inicio de las funciones de la Secretaría para la Comunicación e indica como su sede provisoria Palacio Pio, en el que se encuentran las redacciones y oficinas de Radio Vaticano.

Fuente: www.news.va 27 de junio 2015

"Deseo llevarles la ternura y la caricia de Dios", mensaje del Papa antes del viaje a Sudamérica

Tomado de: http://www.news.va/

2015-06-27 Radio Vaticana

(RV).- El Papa Francisco envió un saludo a los pueblos de Ecuador, Bolivia y Paraguay a través de un video mensaje, a puertas del viaje apostólico que realizará a estos países del 5 al 12 de julio. El Santo Padre expresa sus sentimientos de cercanía y alegría por encontrarse con los fieles de Sudamérica y asegura que quiere trasladar "la ternura y la caricia de Dios" en especial "a los ancianos, a los enfermos, a los encarcelados, a los pobres, a los que son víctimas de esta cultura del descarte".

Texto del videomensaje del Papa:

Queridos hermanos y hermanas de Ecuador, Bolivia y Paraguay:

Falta poco para el viaje. Con este saludo previo quisiera expresar mi cercanía, mi simpatía, mi buena voluntad. Mi deseo es estar con ustedes, compartir sus preocupaciones, manifestarles mi afecto y cercanía y alegrarme con ustedes también.

Quiero ser testigo de esta alegría del Evangelio y llevarles la ternura y la caricia de Dios, nuestro Padre, especialmente a sus hijos más necesitados, a los ancianos, a los enfermos, a los encarcelados, a los pobres, a los que son víctimas de esta cultura del descarte. El amor del Padre tan misericordioso nos permite sin medida descubrir el rostro de su Hijo Jesús en cada hermano, en cada hermana nuestra, en el prójimo. Solamente es necesario aproximarse, hacerse prójimo. Como Jesús le dijo a aquel joven doctor de la ley cuando le preguntó: ¿Quién es mi prójimo? Hacer lo que hizo el buen samaritano, anda y hacer lo mismo, acercarte, no pases de largo.

En este viaje visitaré tres naciones hermanas en esas tierras del Conteniente americano. La fe que todos nosotros compartimos es fuente de fraternidad y solidaridad, construye pueblos, forma familia de familias, fomenta la concordia y alienta el deseo y el compromiso por la paz.

En estos días previos a nuestro encuentro, doy gracias a Dios por ustedes, y pido que sean perseverantes en la fe, que tengan el fuego del amor, de la caridad y que se mantengan firmes en la esperanza que nunca defrauda. Les ruego que unan sus oraciones a las mías para que el anuncio del Evangelio llegue a las periferias más alejadas y siga haciendo que los valores del Reino de Dios sean fermento de la tierra también en nuestros días.

Que la Virgen Santa los cuide, como Madre de América, los cuide y que el Señor los bendiga. Muchas gracias, hasta prontito y, por favor, no se olviden de rezar por mí.

(MZ-RV)

Renovada efusión del Espíritu Santo en nuestra diócesis.

Ven Espíritu Santo, renueva los corazones de tus fieles, y envía en ellos un rayo de tu Luz.
Ven, Espíritu Santo, ven, que tu Iglesia no vive sin Ti.
Ayer, sábado 26, fueron confirmados alumnos del colegio "Sagrada Familia" de Zárate, en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen (Zárate).
Hoy por la tarde serán confirmados jóvenes de la parroquia de San Juan de la Cruz, de la capilla San Cayetano y otros, en la capilla "San Cayetano" de la calle Falucho, en Escobar.

Evangelio del Sábado 27 de Junio

Sábado de la duodécima semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 8,5-17.

Al entrar en Cafarnaún, se le acercó un centurión, rogándole":
"Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente".
Jesús le dijo: "Yo mismo iré a curarlo".
Pero el centurión respondió: "Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará.
Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: 'Ve', él va, y a otro: 'Ven', él viene; y cuando digo a mi sirviente: 'Tienes que hacer esto', él lo hace".
Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: "Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe. 
Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos".
En cambio, los herederos del Reino serán arrojados afuera, a las tinieblas, donde habrá llantos y rechinar de dientes".
Y Jesús dijo al centurión: "Ve, y que suceda como has creído". Y el sirviente se curó en ese mismo momento.
Cuando Jesús llegó a la casa de Pedro, encontró a la suegra de este en cama con fiebre.
Le tocó la mano y se le pasó la fiebre. Ella se levantó y se puso a servirlo.
Al atardecer, le llevaron muchos endemoniados, y él, con su palabra, expulsó a los espíritus y curó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías: El tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades. 

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús. 

viernes, 26 de junio de 2015

Evangelio del Viernes 26 de Junio

Viernes de la duodécima semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 8,1-4.

Cuando Jesús bajó de la montaña, lo siguió una gran multitud.
Entonces un leproso fue a postrarse ante él y le dijo: "Señor, si quieres, puedes purificarme".
Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: "Lo quiero, queda purificado". Y al instante quedó purificado de su lepra.
Jesús le dijo: "No se lo digas a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega la ofrenda que ordenó Moisés para que les sirva de testimonio".

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesus. 

jueves, 25 de junio de 2015

SANTA FLORENTINA


Era considerada una mujer de gran cultura y belleza. Dejó todo para consagrarse por entero a las obras de Dios, empezando por consagrar se virginidad en el monasterio benedictino de Santa María del Valle, en Ecija. Allí, gracias a sus dotes de gobierno, santidad y ejemplaridad para todas las hermanas, la eligieron abadesa, es decir Madre Superior. En el monasterio no solo se formaban mujeres para la vida consagrada, sino también para formarse tanto intelectualmente, como en virtudes y buenos modales.

SANTA FLORENTINA le pide a su hermano San Leandro que le escriba las normas para su “Beaterio”. Entre algunas de las reglas monásticas, le aconseja:
• Que sea servicial con las hermanas que viven con ella.
• Que procuren no hacer sufrir a ninguna.
• Que debe procurar leer y orar continuamente.
• Que si vive la vida comunitaria, su vida se parecerá a la de los apóstoles.

• Y le indica que sea discreta y prudente, para saber lo que debe conceder y negar según las necesidades de cada una.
Tuvo a su cuidado más de 2000 consagradas, atendiendo en forma maternal, en hermandad y caritativamente hasta su muerte.
Sepultada en el convento, destruido durante la invasión árabe, sus restos juntos a los de San Fulgencio, fueron trasladados al norte. Luego de 6 siglos fueron encontrados en la provincia de Cáceres en un pueblo llamado Berzocana (próximo al Santuario de Guadalupe y a la ciudad de Trujillo) donde fue erigido su mausoleo.
En el siglo XIV, las hermanas dominicas se hicieron cargo del convento, que reedificaron y lo dedicaron a Santa Florentina.

Resiliencia (VII)

El miedo (que es totalmente humano el tenerlo), cuando logra vencernos, siempre nos paraliza, arruina posibilidades maravillosas, nos quita el coraje de afrontar situaciones nuevas. Tenemos necesidad de una valentía especial para querer hacer el bien, para comprometernos con la justicia y la paz, a fin de dar testimonio del Reino de Dios. La fortaleza ha de llevarnos a "superar" en cierta manera, nuestros propios límites y "superarnos" a nosotros mismos, asumiendo los riesgos de encontrarnos en situaciones en las que no sabremos bien cuál será la solución correcta, o en ocasiones de ser mal vistos, criticados, con riesgo de exponernos a consecuencias desagradables. Para alcanzar tal fortaleza, el hombre resiliente debe estar sostenido por un gran amor a la verdad y al bien a que se entrega.
+Oscar Sarlinga.

Resiliencia (VI)

En síntesis, la virtud de la fortaleza (y por consiguiente la resiliencia) requiere siempre una cierta superación de la debilidad humana y, sobre todo, del miedo. Porque el hombre teme por naturaleza espontáneamente el peligro, los disgustos y sufrimientos. Pero no sólo en los campos de batalla hay que buscar hombres y mujeres valientes, sino en la vida de las familias, en los ámbitos de trabajo, en la vida cotidiana, en suma. No sólo en los campos de concentración y en lugares de deportación, aunque aquí se den ejemplos eminentes.

+Oscar Sarlinga.

Resiliencia (V)

La energía que da la fortaleza era la que, por ejemplo, permitía a Martín Luther King y a sus seguidores comprometerse con la lucha por los derechos humanos de los negros y cantar en las manifestaciones enérgicamente no-violentas el ya clásico ¡Vamos a vencer! (We shall overcome), mientras recibían violencia a cambio. Es también el caso de la fortaleza -unida a la paciencia- que implica el proponerse cambiar de raíz situaciones de pecado, de injusticia, de situaciones sub-humanas (y ponerse a actuar efectivamente con tal fin), como nos lo expresaba Juan Pablo II "Las decisiones pueden crear estructuras concretas de pecado, impidiendo la plena realización de quienes son oprimidos de diversas maneras por las mismas. Demoler tales estructuras y sustituirlas con formas más auténticas de convivencia, es un cometido que exige valentía y paciencia" (San Juan Pablo II).

+Oscar Sarlinga.

Resiliencia (IV) El espíritu de "VAMOS A VENCER"

La prioridad del hombre en sentido metafísico significa que la praxis supone al hombre como su sujeto y no lo contrario . Como sustento de esta praxis, está la espiritualidad de la persona, que hace a la vez surgir otros tantos elementos básicos de la resiliencia: la resistencia frente a la destrucción o la capacidad de proteger la propia integridad a pesar de la presión, dicho en otras palabras la superación de las frustraciones lacerantes, las crisis, el dolor, la muerte, la impotencia de querer obrar y no poder, como situaciones límites ante las cuales se resiste el ser humano, como luchador innato y sobreviviente de la esperanza; y el otro elemento lo constituye la capacidad de construir o reconstruir su propia vida a pesar de las circunstancias difíciles.

+Oscar Sarlinga.

¿Qué nos enseña la Iglesia sobre la virtud de la fortaleza?.

A ese respecto, nos explica con claridad el Catecismo de la Iglesia Católica que "la fortaleza es la virtud moral que asegura en las dificultades la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien". Y describiendo un poco más esta virtud cardinal continúa: "reafirma la resolución de resistir a las tentaciones y de superar los obstáculos en la vida moral. La virtud de la fortaleza hace capaz de vencer el temor, incluso a la muerte, y de hacer frente a las pruebas y a las persecuciones. Capacita para ir hasta la renuncia y el sacrificio de la propia vida por defender una causa justa.
Podemos concluir que esta virtud lleva a defender y alcanzar el bien arduo con una profunda alegría, que trasciende la experiencia del dolor, siendo capaces de exclamar con el Apóstol: "Todo lo puedo en Aquel que me hace fuerte" Flp 4,13, porque, en efecto, es Él (Cristo) quien, con la fuerza de su gracia, da a seres frágiles la valentía de testimoniarlo ante el mundo.

+Oscar Sarlinga

Resiliencia

Buceando en la palabra y el concepto de resiliencia, como dije, encontramos que dicho término ha sido extraído de la física que se ha incorporado a las ciencias que estudian la conducta y la psicología humana. Esto sin olvidar que la ética, la ecología y la pedagogía también la han adoptado. Y así ha entrado de pleno derecho en nuestra lengua e incluso su uso se está extendiendo, podríamos decir, en su sentido específico. Porque, como bien se sabe, no consiste simplemente en "sufrir y resistir", mucho menos en el simple "aguantar" las situaciones de frustración y disgusto, sino de salir adelante por encima de los infortunios e incertidumbres, convirtiéndose en una capacidad de resurgir, de renacer, como el mítico "ave Fénix" desde la frustración, el desamparo, el abandono, la desesperanza. Dicha cualidad tampoco consiste en ser invulnerable al sufrimiento (¿quién de los humanos lo es?) o de ser impermeables a la frustración y al traumático estrés. Es una gran capacidad del ser humano -creo que "potencialmente" todos podemos tenerla, aunque, como es lógico, "psicológicamente" su desarrollo pueda depender de multiformes y multicausales factores.

+Oscar Sarlinga.

La "resiliencia" en el pensamiento y experiencia cristianos.

"Una actitud profunda y espiritualmente transformadora de la realidad humana del sufrimiento".

En el campo del pensamiento y de la experiencia cristianos, es dable vincular el concepto moderno de "resiliencia" con la virtud moral de la "fortaleza", la cual, por lo demás, también poseía un definido perfil entre los antiguos pensadores griegos y latinos. Con el cristianismo, la fortaleza adquirió valor evangélico, en el espíritu de las bienaventuranzas, pues el Evangelio va dirigido a los "anawim", los pobres en el espíritu, los mansos y humildes, los operadores de justicia y paz, los misericordiosos y los que sufren. Jesucristo, nuestro Señor y Maestro, con frecuencia nos insta en las Escrituras: "No tengáis miedo" (Mt 14, 27), y nos enseña que es necesario saber "dar la vida" (Jn 15, 13) para ganarla verdaderamente. No podemos olvidar, por otra parte, que el concepto cristiano acerca del sufrimiento es positivo, en tanto que deviene redentor si se lo une a los sufrimientos de Cristo, a su Cruz. Esto no significa una actitud masoquista de ninguna naturaleza, sino una actitud profunda y espiritualmente transformadora de la realidad humana del sufrimiento. Precisamente, como dice el Apóstol Pablo: "(…) nosotros predicamos a un Cristo crucificado (…) un Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios" (Cf 1Cor 1, 23-24).

Mons. Oscar Sarlinga. Ponencia en la APSA (Asociaciòn Argentina de psiquiatras). 2007.

Evangelio del Jueves 25 de Junio

Jueves de la duodécima semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 7,21-29.

Jesús dijo a sus discípulos:
"No son los que me dicen: 'Señor, Señor', los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
Muchos me dirán en aquel día: 'Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?'.
Entonces yo les manifestaré: 'Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal'.
Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca.
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca.
Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena.
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande".
Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, la multitud estaba asombrada de su enseñanza,
porque él les enseñaba como quien tiene autoridad y no como sus escribas. 

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús. 

miércoles, 24 de junio de 2015

Evangelio del Miércoles 24 de Junio

Solemindad de la Natividad de san Juan Bautista

Evangelio según San Lucas 1,57-66.80.

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo.
Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella.
A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: "No, debe llamarse Juan".
Ellos le decían: "No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre".
Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran.
Este pidió una pizarra y escribió: "Su nombre es Juan". Todos quedaron admirados.
Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios.
Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea.
Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: "¿Qué llegará a ser este niño?". Porque la mano del Señor estaba con él.
El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel. 

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesús.

martes, 23 de junio de 2015

Salmo del día

Del Salmo 14:

R/. Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?

El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua. R/.


El que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino,
el que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor. R/.

El que no presta dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que así obra nunca fallará. R/.

Evangelio del Martes 23 de Junio

Martes de la duodécima semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 7,6.12-14.

No den las cosas sagradas a los perros, ni arrojen sus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen y después se vuelvan contra ustedes para destrozarlos.
Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas.
Entren por la puerta estrecha, porque es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que van por allí.
Pero es angosta la puerta y estrecho el camino que lleva a la Vida, y son pocos los que lo encuentran. 

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesus. 

lunes, 22 de junio de 2015

Francisco y los jóvenes – 21 de junio

De: http://obispadodezaratecampana.org/

El Papa Francisco

Una plaza repleta de jóvenes con Rosarios en las manos y entonando “Emanuel” acogieron en la tarde del pasado domingo 21 de junio, al Papa Francisco, llegado a la Plaza Vittorio Veneto de Turín donde también se encontraba la cruz de la JMJ.

Amor, vida y amigos: fueron éstos los temas fundamentales del discurso del Papa, respondiendo a las preguntas que le dirigieron algunos jóvenes.

El amor es concreto, es diálogo, es casto, es sacrificio, es finalmente “servicio”: así definió el Papa el amor, respondiendo a la primera pregunta. El Obispo de Roma explicó que el amor se mueve en base a dos ejes fundamentales: el primero, es el ser concreto: “el amor está más en las obras que en las palabras”, dijo. El segundo eje, es el diálogo: “el amor se comunica, se hace en el diálogo, en comunión”, prosiguió.

Francisco les invitó a vivir plenamente su vida, con amor, andando a “contra corriente”, siguiendo las palabras del beato Pier Giorgio Frassati: “vivir, no sobrevivir”. “A mí me da mucha tristeza y mucha pena ver a los jóvenes que se jubilan a los 20 años. Han envejecido rápidamente. Lo que hace que un joven no se jubile, son las ganas de amar”, dijo.

El Papa, quien habló sin papeles en la mano, quiso también que los jóvenes pensaran sobre los conflictos bélicos que se viven actualmente en el mundo, en Europa, en África, en Medio Oriente… “¿yo puedo tener confianza en una vida así de este modo?, ¿puedo confiar en los dirigentes mundiales? Cuando yo voy a votar a un candidato; ¿puedo confiar que no llevará mi país a la guerra”. E insistió también en la hipocresía de hablar de paz y fabricar armas.

Fuente: www.news.va

Domingo 28 de Junio: Fiesta Patronal del Seminario

De: http://obispadodezaratecampana.org/

Noticias diocesanas

Querida comunidad: Los invitamos a participar de la fiesta patronal del Seminario diocesano San Pedro y San Pablo, el domingo 28 de junio, a las 16 hs.

Celebraremos la Santa Misa y luego habrá una merienda a la canasta. Agradecemos traer facturas y tortas para compartir.

Nos encontraremos en el Seminario: calle en Güemes 1117 , en Campana

Este es el enlace del evento en facebook: https://www.facebook.com/

Salmo de día



"Nosotros aguardamos en el SEÑOR. Que tu Misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de Ti".

Del Salmo 32:

R/. Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad


Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor,
el pueblo que Él se escogió como heredad.
El Señor mira desde el cielo,
se fija en todos los hombres. R/.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambre. R/.

Nosotros aguardamos al Señor:
Él es nuestro auxilio y escudo.
Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de Ti. R/.
 
Jesús Misericordioso en San Antonio de Padua, San Antonio de Areco.
Jesús Misericordioso en Garín.
Jesús Misericordioso en la capilla de Nuestra Señora de Guadalupe, de Villa Rosa (Pilar).
Jesús Misericordioso en Garín.
 

Evangelio del Lunes 22 de Junio

Lunes de la duodécima semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 7,1-5.

Jesús dijo a sus discípulos:
No juzguen, para no ser juzgados.
Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes.
¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo?
¿Cómo puedes decirle a tu hermano: 'Deja que te saque la paja de tu ojo', si hay una viga en el tuyo?
Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano. 

Palabra de Dios. Gloria a Ti, Señor Jesus. 

domingo, 21 de junio de 2015

Fiestas patronales de San Luis Gonzaga en Manzanares (partido de Pilar).

La procesión partió del barrio Lucchetti hacia el predio junto a la estación del ferrocarril, donde estaba preparado el palco para la celebración de la misa, cuya concurrencia fue muy grande y participativa. A continuación de lo cual tuvimos momentos de confraternización y compartimos "locro criollo".
San Luis Gonzaga, ruega por nosotros.
San Luis Gonzaga, patrono de la parroquia homónima en Manzanares-Fátima (partido de Pilar).
Hermosas fiestas patronales
Procesión con la imagen del Santo desde el barrio Lucchetti

El móvil de Jesús fue indefectiblemente el Amor


 

2015-06-21 Radio Vaticana

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

(RV).- Un amor capaz de perdonar y de dar una oportunidad nueva incluso al enemigo que lo condena injustamente, lo castiga cruelmente, le hace morder el polvo, lo desfigura, lo crucifica, lo mata. Su amor es el más grande; es más fuerte que todo; capaz de transformarlo todo… Pero sin imposición. Es de algún modo “tenue”, como el rostro que se ve en el Santo Sudario, en Turín.

Ésta es la fuerza con la que graba su profunda impronta en el corazón del creyente. ¿Cómo puede devolver bien por mal, así como lo hace Jesús en la pasión?, ¿Cómo puede perdonar así tan generosamente al que lo hiere?, ¿Cómo puede invertir y entregar todo, hasta su cuerpo y sangre por mí?, ¿Cómo puede arriesgar su vida toda, sin que yo lo merezca en absoluto y sabiendo que yo hasta puedo ser indiferente y hasta llegar a tirar a la basura su sacrificio por mí, como lo hicieron ayer sus coetáneos?

Pero la acción que su fuerte impronta engendra en sus discípulos, es también “tenue” como la imagen de su Rostro en el Santo Sudario, porque debe aparecer poco a poco, a través del testimonio de sus testigos mártires de amor como él. Y más que con el impacto del milagro, con la firmeza suave de la caricia de amor. Esto es lo que Jesús genera, lo que él nos pide, lo que él ofrece y da: un amor fuerte, probado y victorioso, pero que a la vez es una invitación suave y hasta tenue a salir de la esclavitud en la que estamos, hacia la libertad, hacia el otro, hacia el hermano, hacia la paz, hacia la alegría, hacia la vida.

Con este ‘sacerdocio’ ejercido así, él nos dona el Espíritu de Amor santo, generado por el Padre y el Hijo. ¿Qué pensás de la imagen de este ‘Rostro tenue’ del Santo Sudario capaz de imprimir semejante impronta en nuestro corazón?

Como Peregrino, en silencio, contemplación, oración, Papa Francisco veneró el Santo Sudario de Turín

 

2015-06-21 Radio Vaticana

Dentro de la catedral de Turín en penumbras, el domingo 21 de junio de 2015, Francisco veneró en silencio la misteriosa sábana sepulcral en la que envolvieron a un crucificado, con todos los signos de la pasión de Jesús de Nazaret que refiere el Evangelio. El momento central de esta peregrinación del Papa, fue en absoluto silencio. Ni lecturas, ni discursos, ni cantos, ni música. Solo varios minutos de contemplación y oración delante del Santo Sudario, con algunos enfermos en silla de ruedas en primera fila.

“El hombre de la Sábana Santa nos invita a contemplar a Jesús de Nazaret” dijo Francisco en un video mensaje en los días previos a su visita. “También yo me pongo con ustedes ante la Sábana Santa… no se trata simplemente de observar, sino de venerar; es una mirada de oración. Y diría aún más: es un dejarse mirar. Este rostro tiene los ojos cerrados, es el rostro de un difunto y, sin embargo, misteriosamente nos mira y, en el silencio, nos habla. Esta imagen –grabada en el lienzo– habla a nuestro corazón y nos lleva a subir al monte del Calvario, a mirar el madero de la cruz, a sumergirnos en el silencio elocuente del amor."

"Así pues, dejémonos alcanzar por esta mirada, que no va en busca de nuestros ojos, sino de nuestro corazón. Escuchemos lo que nos quiere decir, en el silencio, sobrepasando la muerte misma. A través de la Sábana Santa nos llega la Palabra única y última de Dios: el Amor hecho hombre, encarnado en nuestra historia; el Amor misericordioso de Dios, que ha tomado sobre sí todo el mal del mundo para liberarnos de su dominio."

"Este rostro desfigurado se asemeja a tantos rostros de hombres y mujeres heridos por una vida que no respeta su dignidad, por guerras y violencias que afligen a los más vulnerables... Sin embargo, el rostro de la Sábana Santa transmite una gran paz; este cuerpo torturado expresa una majestad soberana. Es como si dejara trasparentar una energía condensada pero potente; es como si nos dijera: ten confianza, no pierdas la esperanza; la fuerza del amor de Dios, la fuerza del Resucitado, todo lo vence”.

El Obispo de Roma, sentado frente a la reliquia de Jesús miraba y bajaba la cabeza, en contemplación y oración, finalmente se persigno, se levantó y camino subiendo los escalones que lo separaban de la misteriosa sábana y tocó el vidrio que la protege.

Después de la misa y previamente a la oración del Ángelus dijo: “El Santo Sudario nos atrae hacia el rostro y el cuerpo martirizado de Jesús y, al mismo tiempo, nos empuja hacia el rostro de cada persona sufriente y injustamente perseguida. Nos empuja en la misma dirección del don de amor de Jesús. “El amor de Cristo nos apremia”.