domingo, 28 de agosto de 2016

De Mons. Oscar Sarlinga:

Con alegría comienzo una nueva etapa de mi año sabático en el interior del país, conforme lo solicité para este tiempo. Gracias de corazón al Papa Francisco por su escucha y acompañamiento constante, y al querido Mons. Santiago Olivera, a cuya diócesis estoy yendo, en Capilla del Monte (Provincia de Córdoba). Lo considero un bálsamo y una gracia. Encomiendo apostolado a la Virgen María, a San José, a San Antonio de Padua y a los beatos Cura Brochero (próximamente a canonizar) y a Madre Antula. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada